Tecnología y Social Media 


Analítica Web (I): Cómo medir nuestro negocio web

¿Sabemos realmente todo lo que nos puede aportar la analítica web en el desarrollo de nuestro negocio? La analítica web nos ayuda a entender qué está pasando y ver qué hacer para alcanzar o mejorar nuestros objetivos. Empecemos por conocer algunas nociones básicas sobre analítica web:

Visitantes únicos: número de visitantes en la web en un periodo dado, cada navegador/dispositivo será un visitante único.

Visitas: número de sesiones individuales por visitante. La visita empieza cuando se carga la primera página.

Páginas vistas: número de veces que se carga una página o un contenido, las páginas únicas sólo se contabilizarán una vez por visita (si el cliente retrocede, no cuenta)

Páginas de entrada y de salida: son respectivamente la primera y última página que ve el cliente.

Tasa de rebote: se produce cuando un navegante abandona el sitio después de haber visto únicamente la primera página y el tiempo en esta página es inferior a la media de la web

 Porcentaje de conversión: porcentaje de ventas entre el número total de visitantes únicos, es decir, de todos los que han visitado nuestra web, ¿cuántos han comprado? Una conversión no es una transacción.

Cesta media: suma total de ventas entre el número de pedidos realizados, es decir, cuánto consume de media cada comprador.

Porcentaje de abandono de compra: número total de ventas entre el número total de visitantes que inician el proceso de compra, es decir, aquellas visitas que comienzan una compra (clickan en añadir a carrito) pero finalmente no completan la transacción.

Vistas las métricas más básicas, debemos antes de empezar a obtener datos y medir por medir, saber cuál será nuestro objetivo: vender, fidelizar, que la gente consuma contenidos…La analítica web puede ser un campo casi infinito en la obtención de datos, por eso es necesario simplificar, quedarse con los datos fundamentales y exprimirlos.

Analítica-Web

También deberemos saber escoger la herramienta  adecuada para crear nuestras métricas y construir un escritorio en el que ver qué ocurre a nivel global. No será necesario gastarnos dinero en una herramienta si nuestro volumen de datos no es muy elevado, para este tipo de empresas basta con lo que ofrece Google Analytics; para empresas grandes con gran volumen de datos existe la opción premium de Analytics, Ducksboard, Sweetspot Intelligence

Pero, ¿qué vamos a medir? La analítica no es para saber cuánto vendes, eso ya lo conocemos, lo que nos interesa es saber:

Captación: ¿De dónde viene la gente? Para ello analizaremos las fuentes de tráfico, así sabremos dónde está la gente que nos interesa, el perfil y dónde ir a buscarlas. Podremos segmentar nuestra comunicación a nuestros clientes.

Calidad de las visitas: No siempre tener muchas visitas es sinónimo de cliente, lo importante es que éstas sean de calidad, que quien entre en nuestra página encuentre lo que busca y no abandone  nada más entrar (tasa de rebote). Por dónde vienen y por dónde se van (páginas de entrada y salida) serán importantes para determinar en qué parte actuar, que parte de la web mejorar.

Conversión: Cuántas visitas acaban haciendo lo que queremos que hagan: comprar, consumir contenidos, registrarse…

Fidelización: Cuánta gente vuelve. Es la retención. Usar los datos que tenemos para fidelizar siempre es más barato que buscar nuevos clientes. Analizando el comportamiento de estos podemos introducir mejoras para su fidelización.

Ya tenemos las nociones básicas sobre analítica web, ya podemos empezar a valorar nuestro negocio web, pero como hemos dicho la analítica web es muy extensa, una vez analizado el estado de nuestro negocio, debemos plantearnos cómo mejorar nuestro producto, nuestro marketing o nuestra atención cliente.

 

Más información| Intelligent Solutions

Imagen| Analytics

RELACIONADOS