Actualidad Económica, Economía y Empresa 


Análisis financiero de la semana (4ª Noviembre 2011): De oca a oca y tiro porque me toca

Salvo la victoria de Federer en su final número 100 y sexto título de la copa Masters, la semana pasada estuvo caracterizada por la falta de noticias significativas. Pero esa falta de noticias, positivas en este caso, es precisamente lo que causó que la situación general de los mercados empeorase poniendo de manifiesto que los que pensaban que Europa ya había llegado al límite se equivocaban.

Primero fue Grecia, luego Irlanda y Portugal, más tarde Italia seguida de España y Francia y  por último, la semana pasada fue el turno de Alemania para sufrir las consecuencias de la crisis de confianza en Europa;… de ahí el título del artículo de esta semana!

La crisis de deuda en Europa y el consecuente aumento del coste de la deuda en la zona Euro se ha expandido desde el eslabón más débil que es Grecia, separando a los países periféricos de los “core”, a separar a los países “core” entre ellos mismos.

Una semana más los mercados de renta variable bailaron al son de lo que pasó en los mercados de bonos, que dieron la bienvenida al nuevo gobierno de Rajoy propiciando el aumento del coste de la deuda Española (más aun!). Durante la semana todos los índices europeos cotizaron a la baja a medida que las esperanzas de una resolución de la crisis disminuían y los miedos a una recesión aumentaban. Sin embargo, el sentimiento cambió radicalmente en la tarde del viernes cuando los mercados se dieron la vuelta tras las declaraciones oficiales de la UE diciendo que los miembros de la zona euro están considerando eliminar la participación del sector privado del fondo de rescate para Europa (ningún inversor privado sufriría pérdidas en caso de poseer deuda del país que tuviese que ser rescatado – recordad que como parte del rescate a Grecia, tanto bancos como inversores privados asumirían un quite del 50% sobre la deuda Griega que tuviesen, aunque esto sigue en negociaciones -). El anuncio tranquilizó al mercado y, de materializarse la propuesta, favorecería la compra de bonos soberanos con la consecuente reducción del coste de la deuda.

Dicho esto, un anuncio positivo no cambia la situación general y, cada vez más, parece que la única solución a la crisis viene vía la intervención del BCE mediante la creación de nuevos euros o de Eurobonos.

Pese a los avances del viernes, los índices europeos acabaron la semana en negativo; el FTSE 100, tras nueve días consecutivos de pérdidas (peor racha desde 2003), cerró la semana con una caída de 3,7%. El Euro Stoxx 50 cayó 5,6% y el Ibex se dejó 6,6%.

Entre las noticias negativas de la semana, de nuevo las más relevantes fueron en relación a las subastas de bonos:

Alemania solo logró vender 3.900 millones de euros con una rentabilidad media de 1,98% de los 6.000 que pretendía colocar (65%). Como consecuencia del decepcionante resultado, el coste de la deuda alemana aumentó en el mercado secundario hasta 2,25%. Por primera vez desde que comenzó la crisis, la rentabilidad de la deuda alemana a 10 años sobrepasó significativamente a la deuda a 10 años de Estados Unidos. Esto es un signo de que la búsqueda de activos libres de riesgo no termina en Alemania y que el capital comienza a huir de Europa a Estados Unidos. (Ver gráfico)

A pesar del resultado negativo de la subasta, Merkel reiteró su oposición a la emisión de eurobonos y a la participación del BCE en la solución de la crisis. (Para los que no estén enterados, la creación de un eurobono – deuda respaldada por todos los países de la zona euro – favorecería a Italia y España dado que la mejor calidad crediticia del conjunto de países implicaría un menor coste de la deuda. Por el contrario, Alemania vería el coste de financiarse aumentado).

En España, la primera subasta de deuda desde las elecciones batió los records históricos en la zona euro para la venta de letras a 3 meses (este es el tipo de records que NO tenemos que batir, nos quedamos con el de Federer!), denotando las dificultades a las que se enfrenta el nuevo presidente electo. España colocó 2.900 millones de euros frente al objetivo de 3.000 millones de euros a un coste de 5,1% comparado con el 2,3% de hace un mes. Abajo podéis ver el resultado de las últimas subastas de deuda a tres meses

 

Por último, la rentabilidad de la deuda Italiana a 10 años cerró la semana en 7,2% conforme aumentan los miedos a que el país tenga que ser rescatado. Italia colocó 8.000 millones de euros de letras a 6 mesesa a una rentabilidad del 6,5%, muy por encima del 3,5% de hace un mes.

El domingo se comenzaron a oír rumores de que el FMI está preparando un préstamo de 600.000 millones de euros que permitiría a Mario Monti implementar las medidas de reforma con un periodo de maniobra de 12 a 18 meses sin necesidad de refinanciar deuda Italiana.

Otros temas relevantes que se discutieron en las plazas europeas fueron la bajada de la calificación crediticia de Portugal por parte de Fitch, que le coloca por debajo del “investment grade” (denominación para la deuda de bajo riesgo – Investment Grade – ) o la potencial perdida del rating AAA por parte de Francia.

Francia podría convertirse en la segunda gran economía en perder el rating AAA siguiendo a Estados Unidos el pasado agosto. Sin embargo, existen diferencias entre ambos casos: En el caso de Estados Unidos, la bajada de rating se propició por la incapacidad del Congreso y la Administración para llegar a un acuerdo en las medidas para reducir la deuda del país, problema que no se dará en Francia. Por otra parte, las cifras negativas de crecimiento esperadas para el PIB en los próximos años no conllevarían la bajada del “rating” del país salvo que el coste de la deuda ascendiese al 5%.

Y para finalizar, un pequeño análisis de las consecuencias que la crisis de deuda.

En el siguiente link podéis ver quien posee deuda de quien (Who Owes Who). Como comentábamos en semanas anteriores, el gran problema es Italia dada la cantidad de deuda que tiene cotizando en el mercado y que deberá refinanciar en el futuro. Igualmente, mencionamos que los bancos son los mayores poseedores de deuda soberana. Por lo tanto, en caso de un impago de su deuda por parte de Italia los más afectados serían tanto los bancos italianos como los franceses (Francia es, con mucha diferencia, el mayor acreedor de Italia).

El mercado, obviamente, es consciente de ello y como consecuencia penalizan a los valores más afectados por un potencial impago.

 

Hasta la semana que viene!

 

Imagen| Arthurfinancial

RELACIONADOS