Historia 


Análisis de la red viaria por circunscripciones administrativas romanas. La Lusitania

Red viaria romana en la Lusitania

En la entrada anterior analizábamos las principales vías de comunicación de la Bética. En la presente entrada, por otra parte, desarrollaremos el entramado viario de Hispania en la Lusitania teniendo presente las principales fuentes itinerarias antiguas, las fuentes  epigráficasmiliarios o inscripciones, y también restos arqueológicos de distinto tipo. El criterio para llevar a cabo este análisis ha sido el de las 3 grandes circunscripciones provinciales implantadas por Augusto en la Península Ibérica en época imperialBéticaLusitania y Tarraconense.

La Lusitania  estaba densamente poblada y romanizada, y contaba con un entramado viario bien estructurado de Norte a Sur en su parte más oriental que comunicaba su capital, Emerita, con las ciudades más importantes de la Bética y la Tarraconense. Este entramado viario asentaba sus bases sobre una primera fase de caminos de época prerromana con gran dependencia sobre los factores naturales. Ya en época romana, las calzadas estarán menos influenciadas por la naturaleza, y a la primera fase de caminos preexistentes le seguirá la mejora, ampliación, formalización y ordenación, por parte de los romanos, de estos caminos según los siguientes criterios: en un primer momento, primaba la estrategia militar, para posteriormente dar paso a los intereses económicos, administrativos y a una fácil salida al mar y a la Meseta.

Miliario de Nerón en la Vía de la Plata

La ruta más importante de la Lusitania  fue la vía de la Plata, que comunicaba  Asturica con Emerita pasando por Badajoz, Norba (Cáceres) y Salmantica, desde la Cordillera Cantábrica hasta el Guadiana. Roldán Hervás indica que la primera etapa de la calzada se desarrolló entre el Tajo y el Guadiana hacia el s. II a. C. Sería en época de César cuando se estableció en Emerita el caput viae de la vía. Finalmente, el trazado definitivo respondería a un último episodio de conquistas y al deseo de Augusto de unir Emerita y Asturica. Esta vía fue concebida como eje vertebrador de Lusitania, ya que la calzada principal se prolongaba en numerosos ramales que tejían una red secundaria, por ejemplo, hacia el Oeste partían tres vías distintas, al igual que otra ruta se dirigía hacia Toletum. De lo dicho anteriormente se desprende el origen militar de la vía de la Plata. Durante la República fue una línea fundamental para dominar la zona entre el Tajo y el Guadiana, adquiriendo en época augustea un fuerte carácter administrativo. También hay que mencionar el carácter económico de este camino, ya que se encontraba articulando un centro de explotaciones auríferas. Emerita era el centro nodal, punto de cruzamiento o vértices de rutas, más importante. Era el centro radial de vías que comunicaban la zona meridional de Hispania con el septentrión, y la zona oriental con la occidental y los espacios intermedios. También destacan en este sentido Metellinum (Medellín, Badajoz), punto de enlace y vértice de dos vías que conectaban las tierras centrales y orientales de la Bética y espacios centrales de la Tarraconense; y Norba Caesaria, por la que pasaba la vía de la Plata y otras cinco redes secundarias que ponían en contacto este núcleo con centros lusitanos tan importantes como Scallabis (Santarem, Portugal), Metellinum, Turgalium (Trujillo, Cáceres), el puente de Alcántara o una zona en torno a la actual Badajoz.

Fernández Corrales indica la existencia de tres vías que comunicaban Olisipo con Emerita, y otra que uniría la capital lusitana con Laminio (Alhambra, C. Real), denominada per Lusitaniam ab Emerita Caesaraugusta. Estas cuatro calzadas constituyen el eje oeste-este de Lusitania, que conectaban a su vez con la vía Iter ab Corduba Emeritam, poniendo en contacto las capitales de la Bética y la Lusitania. Por otra parte, De Alarcâo hace mención a una vía desde Olisipo a Bracara, que compartiría hasta Scallabis el mismo recorrido que la vía que iba de Olisipo a Emerita. También nos aporta noticias sobre otra calzada desde Emerita a Bracaraa través de Viseu (Viseu, Portugal), añadiendo que algunos autores consideran Viseu como el centro viario más importante de Lusitania, ya que desde aquí partirían más de una decena de caminos.

Junto a las principales vías de comunicación que discurrían por Lusitania hay que mencionar de igual modo otro conjunto de vías secundarias que complementaban a las anteriores. Algunas ya han sido mencionadas al hablar de los centros nodales más importantes de la región, como la vía que unía Metellinumcon Norba Caesaria, y que se extendía hasta el puente de Alcántara, la vía de Norba a Scallabis o la calzada que comunicaba Norba y Turgalium. Otra vía secundaria muy importante era aquella que ponía en contacto la importante mansio de ad Sororescon Metellinum y Norba, que era nexo de unión entre calzadas claves que conectaban el espacio romanizado. También tenemos noticias de la existencia de una vía de Caurium (Coria, Cáceres) a Rusticiana, que respondía a las necesidades de buscar una salida hacia la vía de la Plata, así como de otra vía desde Rusticiana a lo largo del valle del Tiétar, que constituía una derivación de la vía de la Plata. Fernández Corrales menciona una vía que discurriría por el valle del Jerte, otra que uniría las calzadas de los valles del Jerte y Tiétar, y una última desde Capara hacia el valle del Jerte.

VÍA| FERNÁNDEZ CORRALES, J.M., El asentamiento romano en Extremadura y su análisis espacial y El trazado de las vías romanas en Extremadura, Cáceres, 1987

ROLDÁN HERVÁS, J.M., Iter ab Emerita Asturicam. El camino de la Plata, Salamanca, 2001

Más información| ALARCÂO, J. DE, Portugal Romano, Lisboa, 1973

Imagen|Red viaria, Miliario Nerón

En QAH| Análisis de la red viaria por circunscripciones administrativas romanas. La Bética

RELACIONADOS