Economía y Empresa 


Análisis DAFO (SWOT). “Sencillo y útil”


Tanto en el mundo empresarial como en el personal, para tener éxito y conseguir los objetivos, es necesario tener un plan. Pero muchas veces nos encontramos perdidos sin saber que rumbo coger ni que plan seguir. Para ello es muy útil y necesario conocer la realidad dónde nos encontramos, realizando un método muy sencillo y rápido. Éste es el “análisis DAFO” que en inglés se le llama “SWOT analysis” y se suele enseñar en muchas escuelas de negocios, pero es algo muy útil para la vida, en general.

Es un acrónimo compuesto con las siglas de cuatro palabras:

– Debilidades (Weaknesses)

– Amenazas (Threatnesses)

– Fortalezas (Strenght)

– Oportunidades (Opportunities)

Cada una de estas variables es la que analizaremos para llevar a cabo el ejercicio.

Dos son factores incontrolables, ya que vienen de una situación externa, y los otros dos son los que podremos controlar y actuar sobre ellos, ya que vienen de una situación interna.

Los incontrolables son las Amenazas y Oportunidades y los controlables son las Debilidades y Fortalezas.

Empezaremos a describir y ver lo que habría que detallar en cada variable:

Debilidades: En este campo hay que detallar lo que pensamos que son nuestras debilidades y lo que nos supone una desventaja competitiva frente a nuestros competidores y demás agentes externos. Ejemplo: Marca no reconocida, producto anticuado, mala estructura organizacional, altos costes de producción, falta de motivación, débil situación financiera, etc.

Amenazas: Aquí debemos analizar el mercado y pensar en alguna situación externa que nos perjudique o alguna amenaza real que ya conozcamos. Ejemplo: Subida en el precio del petróleo, nuevas entradas de competidores, crisis global, legislación restrictiva, propaganda destructiva, etc.

Fortalezas: En este concepto tenemos que poner todo lo que creamos que hacemos mejor que la competencia, ventajas competitivas que poseamos y barreras difíciles de franquear, en definitiva todo lo contrario a nuestras debilidades. Es necesario, no ser humildes en este campo, ya que detectando nuestras fortalezas, podemos utilizarlas para destacarnos. Ejemplo: Patente, marca líder, buen margen de beneficio, ingresos recurrentes, buena estructura financiera, experiencia, etc.

Oportunidades: Aquí debemos hacer una investigación exhaustiva porque en gran medida de este punto depende el éxito. Ya que si queremos alcanzar el objetivo proyectado, debemos detectar las oportunidades que hay en el mercado para conseguirlo. Ejemplo: mercado extranjero poco saturado, apertura de liquidez en el mercado, fusión estratégica, Nuevas Tecnologías, productos en fase de introducción, activos a precio de ganga, etc.

La realización de este análisis no nos requerirá demasiado tiempo, muchos recursos ni un esfuerzo atroz y podemos a veces sorprendernos, tanto para bueno como para malo, de los resultados. Ya que podremos detectar actividades que son mejorables y creíamos que las realizábamos correctamente, y al mismo tiempo llegar a reconocer lo que hacemos bien para seguir en la línea, mejorarlo o intentar perfeccionarlo.

El requisito fundamental es ser totalmente sincero realizando el análisis, ya que en el fondo si no lo somos y manipulamos los resultados, nos estaríamos mintiendo a nosotros mismos o a nuestra empresa. Y el poco esfuerzo dedicado a realizarlo, caería en vano y empeoraría aún más la situación.

Imagen | QAH

RELACIONADOS