Reflexiones 


Amor, compromiso y libertad

Expectativas y condiciones

Expectativas y condiciones

Amor, sentimiento abstracto por excelencia, parece destinado a crear conflictos en su interpretación. Y eso se debe a que no solo necesitamos dar amor, sino que también necesitamos recibirlo, necesitamos sentirnos amados. Se puede amar a alguien hacia el que además se sienta deseo sexual, a una madre, a un amiga o incluso a un gatito, pero parece que cuando no es recíproco, o cuando el otro no responde de la manera en que nos imaginamos, nos hace sentir mal e incluso negamos nuestro propio sentimiento.

Existen tantas interpretaciones como personas, por lo que resulta difícil hacer coincidir nuestras expectativas con las de los demás. Para remendar esto, a lo largo de los tiempos nuestra sociedad ha establecido patrones de comportamiento como “lo que se debe hacer en una relación de amor”, en especial en relaciones de pareja. Y esto incluye regalar algún objeto por San Valentín, colgar fotos en Facebook dándose besitos, ir de la mano por la calle y no tener relaciones sexuales con ninguna otra persona.

Sin duda la más valorada es esta última, la “fidelidad”. ¿Por qué nos es tan importante tener la exclusividad sexual? No solo mentalmente, sino también de forma química, estamos condenados a sentir celos al pensar en nuestra pareja con otra persona, pero sin embargo también lo estamos a sentirnos atraídos por varias personas a la vez. El conflicto está marcado por naturaleza. Según lo establecido, podemos elegir entre tener una relación de engaño silencioso o de sinceridad contenida, pero ¿y si elegimos ser sinceros con lo que sentimos? Es cierto que podemos hacer daño a personas a las que amamos, pero es la única forma de vivir la realidad amando no solo a los demás, sino a uno mismo.

Amor libre

Amor libre

Desde el punto de vista espiritual, el amor es incondicional, un sentimiento similar a la empatía, un fuerte deseo de felicidad, paz y armonía emanado desde el corazón hacia cuanto nos rodea. Las condiciones comienzan con el ego, las expectativas. Las pautas impuestas al sentimiento de amor suelen venir dadas por el miedo al dolor propio, no al dolor de la otra persona, por lo que no forman parte de él, sino del egoísmo. Cuando esperamos que el otro se comporte de forma diferente para hacernos sentir bien, muchas veces estamos negándole a esa persona a la que supuestamente amamos, su propia felicidad. Y ya no me refiero solo al clásico de la fidelidad, sino por ejemplo, a cuando un padre quiere que su hijo estudie algo que él realmente no desea porque “piensa que será lo mejor para él”.

Quizá sea la sinceridad el puente más corto entre el compromiso y la libertad.

 

Imágenes| Candados, Muro

En QAH| El enamoramiento, Del amor al odio hay un paso, Del amor, el desamor y otros tributos

 

RELACIONADOS