Coaching Profesional, Coaching y Desarrollo Personal 


Amigos imaginarios: Una amistad con fecha de caducidad

Todos hemos oído hablar de los amigos imaginarios. Aquellos seres con los que los más pequeños juegan, hablan y se ríen en un mundo que solo ellos pueden ver.

Svendsen (1934) definía a los amigos imaginarios (AI) como “un personaje invisible, nombrado y referido en conversaciones con otras personas, con el cual el niño juega directamente o por lo menos durante algunos meses, que tiene aire de realidad para el niño, pero  no tiene aparentemente ninguna base objetiva”. Es decir, los amigos imaginarios son personajes sin carácter real e invisibles a ojos del resto de personas.

Amigos imaginarios

Amigos imaginarios

Algunos padres y maestros han mostrado preocupación no solo por el gran vínculo que se establece entre el niño y el AI sino también por las atribuciones tan reales y claras que estos les dan. Así, un amigo imaginario tiene un nombre, dispone de una cara y unos rasgos bien definidos que pueden ir cambiando a gusto del “creador”.

El hecho de establecer una relación tan íntima con un personaje con base subjetiva, atribuirle pensamientos y estados emocionales, son algunas de las características que podríamos interpretar como parte de un proceso alucinatorio tal y como se dan en la psicosis.

Sin embargo, la principal diferencia entre los AI y la psicosis es que los niños saben perfectamente que su amigo no es real y que forma parte de su fantasía. En este contexto los amigos imaginarios formarían parte del desarrollo normal de la fantasía y la imaginación infantil. Además, el niño nunca  tiene miedo o se siente atacado por su amigo imaginario, al contrario, éste le ayuda en su día a día.

En este punto cabría preguntarse, ¿cuál es la labor entonces de los amigos imaginarios?

Lo cierto es que las investigaciones permanecen algo difusas en referencia a esta pregunta.

Un estudio llevado a cabo por un grupo de psicólogos dirigido por Marjorie Taylor, de la Universidad de Oregón revela que muchos de estos niños empiezan su amistad con este tipo de personajes cuando se sienten solos.

Otras investigaciones sugieren que los amigos imaginarios suelen aparecer en el momento en el que se dan cambios importantes en su vida: hospitalización de uno de los progenitores, nacimiento de nuevos hermanos, etc.

El psicólogo Jean Piaget  (1896-1980) también se interesó en el abordaje del tema de los amigos imaginarios. Sin embargo, no relacionó a los AI con la soledad o con las circunstancias difíciles. Para Piaget, la creación de los amigos imaginarios era un símbolo de creatividad y capacidad de comunicación característico del juego simbólico.

Los amigos imaginarios como símbolo de creatividad.

Los amigos imaginarios como símbolo de creatividad.

Investigaciones posteriores como las llevadas a cabo por Anna Roby y Evan Kidd, de la Universidad de Manchester confirmarían la teoría de Piaget. En ellas se reveló que los adolescentes con amigos imaginarios manifestaban más habilidades sociales y mayor empatía que sus compañeros de la misma edad.

Además, se demostró indirectamente que estos niños eran más maduros y psíquicamente más estables.

Sin embargo, estos amigos no permanecen en nuestras vidas para siempre. Una vez que este ha cumplido la razón por la que fue creado, no solo desaparece sino que también se olvida. Hecho que nos confirma que el niño ha avanzado en su desarrollo.

Vía| Benavides Delgado, J. (2007). La creación de amigos imaginarios en los niños: ¿Un problema clínico? Tesis psicológica, 59-64.

Seiffge- Krenke, I. (2011). Amigos imaginarios. Mente y cerebro, 60-65.

Imágenes| Amistad con fecha de caducidad, Amigos imaginarios, La casa de los amigos imaginarios (dibujos animados)

RELACIONADOS