Cultura y Sociedad, Uncategorized 


“American Pharoah” ganó la triple corona 37 años después

El caballo “American Pharoah“, montado por el jockey Victor Espinoza, consiguió, el pasado 6 de Junio, ganar la triple corona del turf americano. Este hito sitúa al binomio entre los grandes ya que solo 12 caballos lo han conseguido a lo largo de toda la historia.

La triple corona (conocida en estados unidos como la “triple crown”) es obtenida por el caballo ganador de las consideradas tres carreras, de pura sangre inglés (“thoroughbred”), más importantes del turf americano. Estas son, por orden cronológico: Kentucky Derby, Preakness Stakes y Belmont Stakes. Se celebran durante el mes de Mayo y Junio, en tan solo 5 semanas. Dos semanas son las que separan a las dos primeras y tres a las dos últimas.

La carrera de Belmont, en Nueva York,  ganada por American Pharoah era la número 147 de esta modalidad en este hipódromo. Esta carrera es la más larga de las tres, teniendo que completar los caballos 1.5 millas (2.900 metros). La diferencia en las distancias (2000 m. Kentucky Derby y 1900 m Preakness Stakes) junto con la capacidad de recuperación del caballo, el plan de entrenamiento y la estrategia del jockey sean seguramente los factores que hacen que 52 caballos hayan ganado dos de las tres pruebas pero sólo estos doce han conseguido la gloria.

Muchos detalles rodean a esta victoria. Victor Espinoza suele donar el 10% de las ganancias de sus carreras para la investigación del cáncer infantil en la organización “City of Hope” pero, en este caso, donará el 100% de lo recibido. Victor declaró al finalizar la carrera que nunca había montado un caballo que corriese tan fácil en toda su carrera. Ya habían ganado juntos las otras dos carreras a las que ya hemos hecho mención en este artículo.

“American Pharoah” es propiedad de Ahmed Zayat, egipcio con doble nacionalidad americana y al cual el caballo debe su nombre. Realmente debía de ser “Pharaoh”, de faraón, pero un error a la hora de su registro dejó que esa extraña forma de escribirse entrara en el libro de los récords. Todo el mundo, sin embargo, lo pronuncia como correctamente debería escribirse. Este emprendedor tiene sus caballos en Lexington, Kentucky, la ciudad del caballo por excelencia, donde más pura sangre hay.

Es el segundo caballo más rápido en toda la historia, colocándose detrás del legendario Secretariat, cuya historia bien merece ser conocida. Fue una carrera fácil en la que el binomio dominó de principio a fin. Su último cuarto de milla fue más rápido incluso que el del propio Secretariat, 24,32 s. A unos 40 km/h.

American Pharoah y Victor Espinoza ya ganadores

American Pharoah y Victor Espinoza ya ganadores

Amercian Pharoah se caracteriza por su cola corta, seguramente al ser mordida por algunos de sus compañeros mientras estaban sueltos pastando mientras eran criados. Su entrenador Baffert, bien conocido también en el mundo de las carreras dice, formando parte de la leyenda que se forma alrededor de estas proezas, que seguramente un león le intento morder y es la única parte que consiguió alcanzar de él debido a su gran velocidad.

Los que lo conocen bien dicen que es un caballo bastante tranquilo para tratarse de un pura sangre inglés con tan sólo tres años de vida. Los vídeos alrededor de la gente así lo demuestran: un caballo curioso y cariñoso que a nadie se le ocurriría pensar tan veloz.

El futuro parece que deparará a “American Pharoah” alguna carrera más después de un descanso aunque las ofertas por el ya superan los 20 millones de dólares.

 

 

Via|El Nuevo Herald

Imágenes|destacada, ganador

Vídeo| belmont

 

RELACIONADOS