Coaching Profesional, Coaching y Desarrollo Personal 


Alivia tu estrés y mejora tu salud

La tensión permanente del día a día por estar pendientes o incluso preocupados por lograr nuestros objetivos, nos conduce con el tiempo a un estado de estrés y angustia que pueden hacer peligrar nuestra salud, tanto física como psicológica. Vamos a ver en este artículo cómo aliviar el estrés y así mejorar nuestra salud.

El estrés y el estado de salud

El estrés se relaciona con un amplio rango de aspectos de la salud que incluyen desde el estado de ánimo, el sueño, los problemas de apetito, los problemas en la sexualidad, hasta las enfermedades de todo tipo. Como no es un mal menor conviene reconocerlo cuando lo estamos padeciendo con el fin de poner remedio para aliviar ese estrés que supone un peso sobre nuestra vida.

Cuando usted está muy estresado, puede notar uno o varios de estos síntomas:

– Una frecuencia cardíaca más rápida

– Latidos cardíacos saltones

– Respiración rápida

– Sudoración

– Temblores

– Mareo

alivia tu estrés

Las arterias sufren cuando la presión sanguínea es alta, y de hecho, el incesante golpeteo de la sangre contra las paredes arteriales las endurece y estrecha, preparando al individuo para un potencial ictus, fallo renal y enfermedad cardiovascular.

Como menor estrés supone menor presión sanguínea, logramos reducir las probabilidades de desarrollar enfermedades cardíacas conforme vamos adoptando un estilo de vida más equilibrado.

Un estilo de vida saludable en el que no se fume, se pierda el peso que sobra, se tomen alimentos ricos en nutrientes y se realice ejercicio de forma regular es la base para prevenir y tratar la hipertensión, reducir los efectos del estrés y prevenir enfermedades.

Hábitos saludables para aliviar el estrés

En el blog de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard (www.health.harvard.edu) se señalan cinco hábitos saludables que sirven para aliviar el estrés:

1. Manténgase positivo: Se ha descubierto que reír disminuye los niveles de hormonas del estrés, reduce la inflamación en las arterias y aumenta los niveles de colesterol bueno (HDL).

2. Medite: La práctica de la meditación consiste en un pensamiento enfocado hacia uno mismo y de respiración profunda, que reduce los factores de riesgo de la enfermedad cardiaca como la hipertensión. El yoga y la oración, cercanos a la meditación, pueden también relajar la mente y el cuerpo.

3. Realice ejercicio: Cada vez que se encuentra físicamente activo, ya sea dando un paseo o practicando algún deporte, su cuerpo libera químicos que promueven el buen ánimo y que se denominan endorfinas. El ejercicio no libera únicamente del estrés sino que también protege frente a la enfermedad cardiaca al reducir la presión sanguínea, fortalecer el músculo cardiaco y ayudar a mantener un peso saludable.

4. Desconecte: Mientras sígamos dando vueltas a las mismas cosas que nos crean el estrés no podremos escapar de él. Necesitamos encontrar momentos para desconectar del teléfono, ordenador, televisión, etc. La tecnología nos facilita la vida en muchos aspectos, pero nos puede robar si lo permitimos una gran parte de nuestro tiempo de relajación, además que son fuentes que propician la actividad de nuestra mente, impidiendo la paz mental.

5. Descubra sus propias vías para soportar el estrés: Nada mejor que cada uno encuentre esas cosas simples que a él o a ella le invitan a la relajación y la desconexión del mundo, como un baño caliente, escuchar música, salir a pasear por el parque, leer un buen libro, etc.

¿Qué habitos considera más importantes para aliviar el estrés en su día a día?

Vía|Infosalus.com, MedlinePlus

Más información|Ayuda-T Pymes

Imagen cortesía de stockimages|Freedigitalphotos.net

RELACIONADOS