Historia 


Algunas consideraciones de los temidos vikingos (III): Incursiones en la península ibérica

La era vikinga, tal y como se conoce el periodo de actividad de esos pueblos del norte, se caracterizaron por las incursiones por buena parte de las costas europeas, causando el terror y arrasando por los allí por donde pasaban.

viking-30454_640Grandes monarcas como Carlomagno tenían dificultades para repeler los ataques a monasterios e iglesias, que se encontraban cerca de la costa o de algún río. Y es que en estos medios, las embarcaciones (los conocidos drakkar), resultaban muy rápidos en la acción, e indiscutiblemente inalcanzables. Algunos cronistas españoles los definieron como gente horrible y pagana. Aunque debemos tener en cuenta que no dejaba de ser una respuesta social. Los vikingos procedían de Noruega, Dinamarca y Suecia. A finales del siglo VII esta población había crecido los suficiente para tener problemas de subsistencia tanto de su producción agrícola como el comercio. También fueron indispensables la mejora técnica de sus embarcaciones, con la incorporación de las velas. No debemos olvidar tampoco algunas tareas de exploración y colonización, destacando Islandia, Groelandia y algunas zonas de Rusia.

Escultura de Abd- al Rahman II en Murcia

Escultura de Abd- al Rahman II en Murcia

Pero ahora nos centraremos en la presencia de los Vikingos en la península ibérica. Tras atacar algunas zonas de

 

l sur de Francia, desembarcaron en la costa asturiana, a la altura de Gijón (información recogida en la crónica Albedense, allá por el año 841). Allí encontraron la oposición de Ramiro I, que consiguió repeler el ataque. A pesar de esto, no pudo evitar la devastación en las costas gallegas, donde destruyeron templos, e incluso, hicieron prisioneros.

 

Rutas Vikingas por Europa

Rutas Vikingas por Europa

En el 844, la expedición vikinga llegó a Lisboa, un lugar donde causaron verdaderos estragos, aprovechando el estuario del Tajo. El gobernador de la ciudad envió una misiva a Córdoba para avisar a Abd al- Rahman II de unos piratas podrían atacarles. Una previsión que se cumplió, ya que poco más tarde los vikingos alcanzaron la desembocadura del Guadalquivir. Una vez allí plantearon una estrategia, ya que se dividieron en dos grupos: por una parte, unos fueron hacia Cádiz, y otros remontaron el río para alcanzar Sevilla (atacaron a

 

mediados de Octubre). Se registró también una matanza en la zona de Coria del Río, un acontecimiento que causó un mayor temor hacia el ataque Vikingo. Abd- al Rahman II tuvo que pedir ayuda a los Banu Musa de Tudela y los muladíes aragoneses. Juntos pudieron infligir una derrota a los normandos en la zona de Tejada.

 

El factor sorpresa junto a su rapidez fueron los puntos fuertes, aunque también tenían ciertas debilidades en el cuerpo a cuerpo.

Los vikingos no se detuvieron en esta zona, y se adentraron en la costa mediterránea, dándose unos testimonios en la zona de Cataluña. A finales del siglo IX ya existía un temor generalizado a estos pueblos que venían del norte.

Aún quedan muchos aspectos por tratar, así que seguramente los volvamos a ver por aquí. De momento os animo a indagar más sobre ellos.

En colaboración con QAH| PaullusHistoricus

Via| Eslava Galán, J., (2002), Los templarios y otros enigmas medievales, Editorial Planeta

Imagen| Escena Vikingos, Abd Al-Rahman II , Rutas Vikingas

En QAH| ¿UN GRAFITI VIKINGO EN ESTAMBUL? ,Algunas consideraciones de los temidos vikingos (I), Algunas consideraciones de los temidos vikingos (II) 

RELACIONADOS