Economía y Empresa, Panorama Internacional 


Alemania, ¿el fin de un sueño?

/var/www/clients/client0/web2/web/wp content/uploads/2015/09/qah alemania

Alemania no gana más que disgustos: la crisis griega, la multa del grupo Volkswagen…

Aún recuerdo a la gente decir… “aprende alemán que, aunque no seas ingeniero/a, lo acabarás necesitando”; sin embargo, parece ser que el boom de Alemania se va calmando. Con esto no quiero decir que deje de ser una de las principales (por no decir la principal) potencia europea, sino que, para bien o para mal, se ha calmado la fiebre de ir a Alemania a buscar trabajo.

Así lo demuestran los últimos datos del último informe de Libre Circulación de la Oficina Federal de Migración y Refugiados (BAMF): el número de españoles que emigraron a Alemania en 2014 cayó un 0,8% respecto al año anterior, mientras que el número de españoles que regresaban aumentó en un 49,6%. ¡Menuda vuelta a la tortilla! ¿Cómo así?

Como os podréis imaginar, no hay un único factor causante de este cambio, sino que se trata de la suma de unos cuantos elementos socio-económicos. En el primer ámbito, el social, podemos encontrar la dificultad de integración en el país alemán. Cuando se trata de trabajo cualificado -p. ej. ingenieros- no se aprecia tanto, pero cuando se trata de estudiantes o trabajadores no cualificados, según el estudio, los españoles siguen sin ser bien vistos por los alemanes y al final se encuentran en una isla aparte digamos.

En el segundo ámbito, el económico, influyen dos aspectos: tanto la recuperación de la economía Española como el contexto económico alemán. Recordemos que España este 2015 está registrando los niveles más altos de crecimiento del PIB con un 3,8% anual y que el desempleo, aunque a paso muy lento -tampoco nos engañemos-, está bajando. Lo que anima a los españoles a volver a su añorada patria.

Además, la situación económica alemana probablemente se vea negativamente influenciado por acontecimientos recientes como el del grupo Volkswagen que, para aquellos que no estéis enterados, se enfrenta a una multa 18.000 millones de dólares por saltarse las regulaciones ambientales de EEUU. Lo que ha hecho que el precio de sus acciones vaya cayendo en picado y seguramente lo mismo ocurra en otras empresas del grupo, ya sea por un efecto contagio como por el hecho de que quizás hayan empleado los mismos mecanismos para violar la ley medioambiental.

Con todo esto, y a modo de conclusión,  espero haber ilustrado que la economía es una ciencia muy dinámica e inteligente que varía rápidamente en función de los acontecimientos político-económicos que se dan en la actualidad. La bonanza económica es como las modas, tan pronto viene como se va.

Más información| El Economista, The EconomistEl economista 

Imagen| El Mundo

En QAH|Alemania también vivió una crisis “griega”

RELACIONADOS