Patrimonio 


Albert Speer: El arquitecto de la Alemania Nazi

Albert Speer

El 19 de Marzo de 1905 nacía en Mannheim el que pronto se convertiría en el arquitecto de régimen nazi, Albert Speer. Su padre también fue un arquitecto, por lo que rápidamente su gusto por el mundo de la arquitectura se hizo evidente. La arquitectura de su padre respondía en un primer momento al neorrenacimiento, pero pronto se vio influido por la arquitectura clásica más pura, teniendo como ejemplo a Ludwig Hoffmann (ingeniero jefe de Berlín). En 1927 terminó sus estudios como arquitecto y tan solo un año después se le presentó la posibilidad de trabajar para la corte del soberano de Afganistán, Aman Ullah, quien tenía la intención de reformar todo el país. Tras el derrocamiento de este, por parte de un golpe de estado, trabajó como ayudante del arquitecto Heinrich Tessenow, en la Escuela Técnica Superior de Berlín. En esta escuela es donde pronto empezó a relacionarse con los círculos del nacionalsocialismo, ya que incluso sus alumnos fueron los que le instaron a que acudiera a una de las charlas de Hitler donde poco a poco éste le embaucó. Después de ello, Speer se afilió al partido donde pronto comenzaría a realizar pequeños trabajos para ellos, hasta la llegada al poder de Hitler en 1933, donde se le encomendó la primera gran obra a realizar, la reforma del edificio del ministerio de propaganda, en manos de Goebbles; su rapidez en el trabajo así como su calidad, le hicieron ganarse una buena reputación en el gobierno.

Entre otros trabajos, se le encargó la decoración y acondicionamiento para diversos congresos; el uso de enormes banderas como un elemento arquitectónico más, esto le hizo ganarse el afecto del fuhrer. Posteriormente, el propio Adolf Hitler encargó a su arquitecto personal, Paul Ludwig Troost, que transformara y amueblara la vivienda del Reich en Berlín, en un tiempo extremadamente corto; por lo que pronto recordó a aquel joven arquitecto que había realizado la obra del ministerio de propaganda en un tiempo record. Así que Speer se convirtió en el asesor de Troost, con el fin de terminar el edificio en los plazos señalados. A la muerte de Troost, Speer ocuparía su puesto como arquitecto de cabecera de Hitler.

Zeppelinfeld

Su siguiente encargo será una de la obras más reseñadas de Speer, el Zeppelinfeld, una obra inspirada en el Altar de Pérgamo, y coronada con un águila gigantesca de unos 20 metros de altura. Este edificio fue filmado por la cineasta del régimen, Leni Reinsfenstahl, en la obra “El Triunfo de la Voluntad”.

Sin duda, las obras fundamentales de Speer, fueron aquellas que no se llegaron a construir, siguiendo los deseos megalómanos del führer, este quiso reconvertir toda la ciudad, (Welthauptstadt Germania) entre las edificaciones proyectadas destacan: El arco de triunfo, basado en un folleto que el propio Hitler le entregó en 1935. El palacio del führer, con enormes patios, grandes comedores, teatro, juegos de agua, invernadero etc. La Volkshalle, un enorme edificio coronado por una inmensa cúpula, también desarrollado por Hitler, superando así a la cúpula de San Pedro.

Welthauptstadt Germania

 

El estilo de Speer, está relacionado con sus antiguos maestros como Tessenow o Troost, donde inventó el concepto “valor de la ruina” esto quiere decir, que los edificios pudieran ser agradables estéticamente durante muchos siglos; al igual que la arquitectura griega continua siéndolo hoy en día. Por ello podemos  hablar de una clasicismo puro, superando incluso a los planteamientos neorrenacentistas de su padre.

Por último, cabe citar, que en la actualidad ninguno de los edificios proyectados ha quedado íntegramente en pie, por lo que solo podemos observar su obra a través de antiguas fotografías. Su trayectoria política dentro del régimen nazi fue ascendiendo, convirtiéndose en ministro de armamento, hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, donde fue juzgado y encarcelado.

Vía| Albert Speer (sus memorias)

Imagen| Albert Speer, Zeppelinfeld, Welthauptstadt Germania

RELACIONADOS