Historia 


Albert Battel, el nazi que salvó a más de doscientos judíos

El 19 de julio de 1942, el comandante en jefe de las SS Heinrich Himmler, dio la orden de llevar a cabo detenciones de millones de judíos polacos para su exterminio. Y aunque su plan, desgraciadamente, tuvo un gran éxito, las deportaciones en Polonia no siempre salieron como querían los nazis.

En el cuartel general del ejército alemán en Przemyśl, el teniente Albert Battel recibió las noticias de las inminentes deportaciones, y se puso furioso por las operaciones que habían planeado las SS contra los judíos en su ciudad.

Antes de la guerra, Battel ya había tenido problemas con los dirigentes del partido nazi por haber sido demasiado amable y educado con los judíos. Incluso había sido acusado ante un tribunal del partido por haberle prestado dinero a un judío. Y la decisión que tomó cuando supo de las deportaciones, tampoco sería de agrado para sus superiores.

Carta de Himmler ordenando la detención de Battel

Battel reunió varios camiones y se dirigió al gueto para llevarse a los judíos que trabajaban para el ejército. Los sacó en contra de los guardias de servicio, y a muchos de ellos les dio cobijo en el sótano del cuartel general. Llegó a salvar hasta 240 judíos.

Meses más tarde, una investigación secreta del incidente por parte de las SS llegó hasta Himmler, quien ordenó que Battel fuera arrestado después de la guerra y expulsado del partido. Pero antes de que terminara la Segunda Guerra Mundial, Battel acabaría arrestado por los rusos luchando por la Volkssturm, la milicia nacional alemana creada en los últimos días del Tercer Reich, después que en 1944 fuera dado de baja del servicio militar a causa de una enfermedad cardíaca.

Una vez liberado, se instaló en el oeste de Alemania, pero se le impidió que volviera a ejercer su profesión de abogado.

Fallecería en 1952 y casi treinta años después de su muerte, en 1981, se le concedería el título de Justo entre las Naciones en Yad Vashem, en Israel, plantando un árbol en su honor en el Jardín de los Justos. Un recuerdo de que no todos los alemanes, cuando se les ordenó, participaron en la solución final de los nazis.

Vía| Auschwitz: Los nazis y la solución final (2005)

Más información| El oficial nazi que protegió a centenares de judíos

Imagen| El Mirador Nocturno

En QAH| Los orígenes del nazismo

RELACIONADOS