Coaching Profesional 


Agarra la vida

Cuando la mente y el corazón se alinean, no hay nada que se les resista. No importa cuánto tiempo hayas estado viviendo en tu refugio. Es la hora de salir a la intemperie. De adentrarse en la cotidianidad más pura y descubrir la magia de la vida. De saborear las sonrisas escondidas entre la multitud moviéndose en masa de casa al trabajo a primera hora de la mañana.

Es la hora de enfrentarse, de cara, a la vida. De no seguir dándole la espalda. Es la hora de desempolvar el optimismo, de que las ganas de vivir resurjan. De sentir que la vida, a veces, da segundas oportunidades. De ser consciente que a ti te ha caído una, y estar convencido de que no vas a desaprovecharla.

Es la hora de acoger el regalo de estar vivo y demostrar que de verdad lo estás, que tu corazón late intensamente. Es la hora de vaciar tu calendario para comenzar a llenarlo de lo verdaderamente importante. Es la hora de entregar tu tiempo, nunca más malgastarlo.

Parece como si tu vida, por un instante parara. ¡Salta a por ella! La vida está esperando que la agarres y, con todas tus fuerzas, la transformes. Que cada segundo lo exprimas, sintiendo que también hay vida en la pausa. Y que justo en la parada, tu vida se renueva.

La vida desea que dejes de consumirla para comenzar a vivirla. Porque el tiempo consumido se esfuma, pero el vivido siempre se expande. Si quieres, puedes transformar tu historia en cada segundo. Un solo movimiento basta para cambiar de giro. Y, por favor, no temas por girar. Aunque, al principio, pueda marearte. Vale la pena un pequeño desequilibrio si te lleva a enamorarte de una nueva dirección en la que apasionarte por tu vida.

La vida se entrega a ti. Siente que la tienes en tus manos, que se hizo pequeña para caber en ellas. Porque confía ciegamente en tu capacidad para hacerse, con tu ayuda, más grande si cabe. Protégela y date por completo a ella, en cada uno de sus instantes.

No lo dudes: Agarra, sin miedo, tu vida.

Agarra la vida
Imagen| Ganas de vivir
En QAH| Llegó el díaMe sobran excusas

RELACIONADOS