Derecho Mercantil, Jurídico 


Adquisición a non domino en el tráfico mercantil

Uno de los requisitos fundamentales en derecho español para que a través de una compraventa la propiedad de un bien se transmita al comprador es precisamente que el vendedor sea el propietario del bien, siguiendo con la máxima nemo dat quod non habet (nadie da lo que no tiene).  Además de esto, rige el sistema del título y el modo, es decir, que aparte de ser el vendedor el propietario del bien y con capacidad para vender, es necesario que la compraventa se celebre mediante un contrato (o simple acuerdo de voluntades) y que se produzca la entrega del bien (tradición), momento en el que definitivamente se transmite la propiedad, sin perjuicio de otras formas de tradición que no analizaremos en este artículo.

En este artículo estudiaremos una excepción al primero de los requisitos que enunciábamos en el párrafo anterior, es decir, expondremos un supuesto en el que, pese a no ser el vendedor el propietario del bien que transmite, se produce, en el momento de perfeccionar la venta, una efectiva transmisión de la propiedad a favor del comprador, lo que se conoce como adquisición a non domino (del que no es dueño). Este supuesto viene recogido en el artículo 85 de Código de Comercio español (CCom) en virtud del cual, la propiedad de los bienes o mercaderías que un comprador adquiera en un almacén o tienda abierta al públicose transmitirá a éste de forma automática a la compra de dichos bienes aunque el vendedor no sea el propietario de los bienes o mercaderías vendidas, sin perjuicio de las posibles acciones que el que era el verdadero propietario pueda ejercer frente al que vendió sin ser propietario.

A los efectos de la adquisición de la propiedad por parte del comprador, debemos concretar qué se entiende por almacenes o tiendas abiertas al público. El propio artículo 85 CCom nos da la respuesta diciendo que, lo serán los que establezcan los comerciantes inscritos (en los términos del propio Código de Comercio) o los que establezcan los comerciantes no inscritos, siempre que los almacenes o tiendas permanezcan abiertos al público por espacio de ocho días consecutivos, o se hayan anunciado por medio de rótulos, muestras o títulos en el local mismo, o por avisos repartidos al público insertos en los diarios de la localidad.

Además de todo lo anterior, se necesitan dos requisitos más que no se disponen expresamente en el citado artículo pero que la doctrina considera deben concurrir para que se produzca esa adquisición a non domino. En primer lugar, que el comprador sea de buena fe, es decir, que desconociese que el vendedor no es el verdadero propietario y por último, que el bien o mercadería que se adquiere sea un bien de venta usual o normal de acuerdo con la naturaleza del almacén o establecimiento donde se vende.

La finalidad de esta regulación es aumentar la seguridad en el tráfico mercantil, de manera que los compradores que adquieren bienes no vean sujeta la efectividad de sus compras a la verdadera condición de propietario del vendedor, pues esto supondría una carga excesiva para los compradores, que se verían obligados a tener que realizar complejas averiguaciones sobre la verdadera propiedad de los bienes en relación con su vendedor, hecho que sin duda dificultaría enormemente el dinamismo del tráfico mercantil y el flujo de bienes.

Vía| Artículo 85 Código de Comercio

Imagen | Non domino

RELACIONADOS