Cultura y Sociedad, Patrimonio 


Adolf Loos y su cruzada contra la ornamentación (I): casa Steiner

Adolf Loos fue uno de los pioneros más importantes del movimiento moderno en la arquitectura. Irónicamente, su influencia se basó en algunos diseños interiores y un cuerpo de ensayos polémicos.

Tras ser introducido en la arquitectura a una edad temprana, Loos tardó 13 años en terminar la carrera y pasó toda su vida publicando polémicos artículos en los que abordaba la temática social en general. Sus escritos se centraron cada vez más en lo que consideraba un exceso de decoración, pues para él, la falta de ornamento era un signo de fortaleza espiritual. A sus 60 años fue reconocido como maestro de la arquitectura, y sus ensayos fueron recopilados y publicados un año después.

Las características fundamentales de la arquitectura de Loos se basan en la ausencia de ornamentación, que denuncia como un crimen que pesa sobre la economía de la construcción, y en el Raumplan, que atribuye una altura mayor a los espacios de planta grande.

Fachada principal de la casa con su techo curvo de chapa

Fachada principal de la casa con su techo curvo de chapa

Todo lo anteriormente citado, se observa en una de sus obras maestras, la casa Steiner. Construida en 1910, está situada en un suburbio de Viena, donde las regularizaciones de planificación eran lo suficientemente fuertes como para tener impacto directo sobre el diseño final. El plan contemplaba que la altura de las casas no podía exceder de una planta y una buhardilla, sin embargo, el matrimonio Steiner buscaba una casa de grandes dimensiones, por lo que Loos le dio este cuerpo arquitectónico tan inusual. Hizo un tejado de chapa en forma de media bóveda de cañón que llegaba hasta el techo de la planta baja, haciendo que la cumbre fuera un tejado plano de cemento y madera. De esta forma, en la parte del jardín permitía construir tres pisos.

Fachada trasera desnuda y clasicista del jardín

Fachada trasera desnuda y clasicista del jardín

 

La fachada que se abre al jardín, ordenada y compuesta en una desnudez clasicista, es la que mejor encarna la teoría de Loos y contiene casi todos los aspectos positivos y negativos de un planteamiento que marca un giro en la propia idea de arquitectura. La fachada principal, fea con su techo curvo, estaba concebida por un hombre que excluía la arquitectura del conjunto de las artes por el hecho de resolver una función.

La casa Steiner no sólo se convirtió en un ejemplo muy influyente de la arquitectura moderna, sino que estableció la reputación de Loos como arquitecto moderno y audaz. Enmarca la estrategia de establecer una arquitectura como sucesión de espacios a través de un pensamiento economicista, y por todo ello, una ruptura con los modelos dados, y la ausencia de ornamentación contra la que Loos lanza una cruzada.

En el artículo Ornamento y Delito, escribe: “Ornamento es fuerza de trabajo desperdiciada y por ello salud desperdiciada. Así fue siempre. Hoy significa, además, material desperdiciado y ambas cosas significan capital desperdiciado.

Esto es lo que resume la obra de Loos, que siempre ha separado la arquitectura del resto de las artes, pues como dijo alguna vez: la sociedad no tiene necesidad de arquitectura sino de viviendas.

 

Vía| Galinsky

Más información | Wikiarquitectura, Greatbuildings

Imagen | Fachada principal, Fachada trasera

RELACIONADOS