Coaching Profesional, Coaching y Desarrollo Personal, Uncategorized 


Adictos a las emociones

 

¿Qué es una emoción? En su nivel más básico se trata de energía en movimiento. Consisten en un conjunto de respuestas psicofisiológicas de adaptación a estímulos del entorno; también se define como el estado afectivo que causa una sustancia. Yendo más allá,las emociones resultan la bioqímica más sofisticada conocida hasta ahora.

El hipotálamo es la fábrica de emociones, allí se ensamblan los neuropéptidos correspondientes a cada emoción junto con sus neurotransmisores y son liberados al torrente sanguíneo a través de la glándula pituitaria. Recorren todo el cuerpo y afectan a todas las células y funciones vitales del organismo, por esto muchos sostienen que no tenemos emociones, sino que somos emociones.

http://youtu.be/DOa6vkGaQO8

¿Y para qué sirven las emociones? Pues además de aportar color a nuestra vida se encargan de reforzar químicamente las experiencias en la memoria, esto las convierte en reguladoras de nuestra relación con el entorno ya que son las que nos hacen acercarnos o alejarnos de los estímulos.

La palabra adicción proviene de “no decir”, no comunicar; cuando alguien es adicto no puede parar de hacer algo y no es capaz de comunicar sus verdaderas necesidades. ¿Sabían que la heroína utiliza los mismos mecanismos receptores de las células que las emociones?

Muchos pensamos en los adictos como algo ajeno a nosotros, pero…¿y si somos adictos a nuestras emociones? Piénsenlo, ¿acaso no han experimentado el enganche, la tolerancia y la abstinencia de alguna emoción?

Emoadicción

Reflexiorama

Si está enamorado puede necesitar siempre más amor y atención hasta ahogar al otro o a sí mismo; si en su vida ha vivido el enfado puede acabar por resultar una necesidad y buscará las situaciones que le permitan saciar su sed de esta sustancia; si muchas veces está triste se moverá por ambientes, lugares y personas que le permitan seguir regocijándose y escondiéndose tras esta emoción. Y quien necesita poder, ¿acaso no acaba vendiendo su alma al diablo por un poco más?

Si cada persona es una orquesta, los péptidos serían las partituras que contienen las notas, frases y ritmos que nos permiten tocar de forma armónica e integrada o en total desarmonía. La música resultante son nuestras emociones. Cuando una persona se hace totalmente responsable de sí mismo en cada instante de su vida toma la batuta de director, entonces puede elegir su propia música y deleitarse con ella.

¿Has pensado alguna vez en la banda sonora que quieres interpretar en tu vida?

 

Vía| Libertad emocional

Más información| Terapia familiar Hispana

Imagen| Reflexiorama

En QAH| Ser o tener, esa es la cuestión

Vídeo| Youtube: ¿Y tu qué sabes?

 

 

RELACIONADOS