Cine y Series, Cultura y Sociedad 


Actores detrás de la cámara

Ha nacido una estrella (2018) ha sorprendido en su estreno a crítica y público por dos motivos: por el vigor en la dirección de Bradley Cooper que actúa también como actor y por la excelente interpretacion en su primer papel como protagonista de Lady Gaga. Este es el cuarto remake de este título que tiene su obra maestra en la versión de 1954 dirigida por Georges Cukor.

Muchos actores han sentido el interés por dirigir películas. No todos han tenido éxito. Este es un repaso de algunos casos singulares que ya son historia del cine.

Charles Chaplin (1889-1997) es uno de los genios incuestionable del 7º Arte. No  sólo  creó un personaje universal como Charlot. También fue el artífice de varias películas imperecederas: El Chico (1921), La quimera de oro (1925), Luces en la cuidad (1931), Tiempos modernos (1936), El gran dictador (1940)… Chaplin dirigía, actuaba y componía la música de sus películas.

Buster Keaton (1895-1966) tardó mucho en ser reconocido como el gran creador que fue. Como actor y como director estableció un modelo de comedia que rompía con los esquemas de la época, partiendo de un personaje que nunca se reía  fue desollando unas tramas que se movían entre el surrealismo y el absurdo. Dos películas reverenciadas por la crítica actual, Siete ocasiones (1925) y El maquinista de La General (1926) pueden servir de ejemplos para revindicar a unos de los grandes artistas del cine universal.

Orson Welles (1915-1985) es otra de las figuras imprescindibles, como actor, director y guionista. Pertenecen a la lista de las películas más alabadas de todos los tiempos: Ciudadano Kane (1941), El cuarto mandamiento (1942),  El tercer hombre (1949) y Sed de mal (1958).

Clint Eastwood (1930)  como  actor triunfó en los años 60  gracias a su participación en los espagueti western dirigidos por Sergio Leone y relanzó su carrera durante los años 70 con la interpretación del personaje de Harry el Sucio, saga iniciada por su mentor Don Siegel. Hoy es  considerado como un director clásico, en el buen sentido de la palabra. Eastwood sigue manteniendo un buen ritmo de producción de películas. A pesar de insertar algunos alegatos patrióticos innecesarios como la última estrenada de 15:17 Tren a Paris (2018), su carrera cinematográfica como director contiene algunos hitos destacables. Million Dollar Baby (2004) obtuvo 4 Oscar incluidos la mejor película y la mejor dirección. Con Mystic River (2003) Sean Penn recibió el Oscar al mejor actor. Sin perdón (1992), merecedora de 4 Oscar revitalizó el western.

Woody Allen (1935) actor, guionista, músico e intérprete de clarinete es uno de los personajes más importante del panorama cinematográfico actual. Su producción regular, casi una película por año, está jalonada de magnificas películas y de algunas obras maestras: Annie Hall (1977), Manhattan (1979, La rosa purpura del Cairo (1985). Cuatro Oscar y varias nominaciones avalan su prestigio actual.

Paul Newman (1925-2008) cómodamente instalado en el Star System quiso pasarse a la dirección para desarrollar sus ideas políticas y sociales. No tuvo éxito con estas películas de las cabe destacar  El efecto de los rayos gama sobre las margaritas (1972), un sensible drama basado en un best seller.

Robert Redford (1936) tuvo más éxito. La primera película que dirigió Gente corriente (1980) se alzó con 4 Oscar incluidos los de mejor película y mejor dirección. Redford desde entonces ha sabido combinar la consolidación del Festival de Sundance como referente del cine indie, con su carrera de actor y de director. Las películas que ha dirigido sin ser grandes éxitos de público siempre han mantenido un cierto interés por su mensaje político o ecológico.

Otro actor que sigue los pasos de compromiso político es George Clooney (1961). Sus películas no han cosechado gran éxito de público pero sí han recibido buenas críticas. La mejor sin duda ha sido Buenas noches y buena suerte (2005), un excelente canto a la libertad de expresión.

Entre los actores – directores existen dos casos atípicos dignos de mencionar.

La noche del cazador (1955) es la única película dirigida por el mítico actor Charles Laugton. Es un thriller obsesivo, inquietante y fascinante donde Robert Mitchum crea uno de los personajes más malignos visto en las pantallas de cine.

El rostro impenetrable (1961) también es la única película dirigida por Marlon Brando. En la película protagoniza un extraordinario duelo interpretativo con Karl Malden. A pesar de todos sus tics del Actors Studio,  Brando nos ofrece un western único, un ejercicio casi existencial donde sorprenden las escenas junto al mar, escenario nada común en el género.

Actores que empezaron de forma fulgurante dirigiendo sus primeras películas se ha apagado paulatinamente.

Con Bailando con lobos (1990), Kevin Costner  alcanzó la cima en la Academia de las Artes  con 7 Oscar incluyendo la de director. Este western protagonizado por él contenía todos los ingredientes necesarios para triunfar: mensaje ecológico, reivindicación de los indios y banda sonora estupenda. Su siguiente película El  mensajero del futuro (1997) como actor y director fue un estrepitoso fracaso en taquillas y frustró su carrera.

Mel Gibson siempre fue muy excesivo en sus proyectos como director pero con Braveheart (1985) acertó el pleno. Consiguió 5 Oscar y 10 nominaciones. Los premios a la mejor película y al mejor director lo consagraron y le permitieron acometer otros proyectos audaces y polémicos pero que no consiguieron el beneplácito del público.

En España algunos actores han empezado con buen pié el camino de la dirección: Raúl Arévalo con Tarde para la ira (2016), Daniel Guzmán con A cambio de nada (2015) y Paco León con Carmina o revienta  (2012).

Imagen| Ha nacido una estrella

Vídeo| Ha nacido una estrellaTiempos modernos, Buster Keaton, Sed de mal, Mystic RiverAnnie HallLa noche del cazadorEl rostro impenetrableBraveheart, Tarde para la ira

RELACIONADOS