Historia 


Acteal, la herida abierta

Era el 22 de diciembre de 1997 cuando fueron asesinadas 45 personas, en su mayor parte mujeres y niños, en el municipio chiapaneco de Chenalhó; formaban parte de Las Abejas, un grupo pacifista y religioso que simpatizaba con el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN). Esta matanza, que pasó a conocerse como la masacre de Acteal, causó tanta indignación contra las autoridades mexicanas, no sólo por su falta de reacción, también porque a pocos metros del lugar de los hechos se encontraba un retén de seguridad pública que en ningún momento actuó para proteger a los civiles.

Los Acuerdos de San Andrés fueron el primer paso para otorgar derechos de autonomía a los pueblos indígenas.

Los Acuerdos de San Andrés fueron el primer paso para otorgar derechos de autonomía a los pueblos indígenas.

Para aliviar el conflicto entre el EZLN y el Estado mexicano, en 1996 se llegó a un acuerdo sobre los derechos indígenas, donde podían ejercer sus propias formas de gobierno y organización. No obstante, el presidente Ernesto Zedillo estuvo renuente a reconocer los acuerdos, conocidos como los de San Andrés. En su lugar, aceptó los procedimientos del ejército con respeto a la guerra irregular, que incluía la instalación de bases militares en las zonas de conflicto y la conformación de autodefensas civiles.

Estos civiles entrenados y armados por el ejército fueron paramilitares creados para debilitar al adversario dentro de sus bases de apoyo y realizar trabajos sucios que el gobierno no podían hacer directamente. En Chiapas estos contingentes fomentaron un ambiente de intolerancia política, económica y religiosa. Los principales grupos paramilitares que se crearon fueron: Paz y Justicia, Chinchulines, Organización Clandestina Revolucionaría, Los Tomates, Mascara Roja, Movimiento Indígena Revolucionario Antizapatista, entre otros. Sus actividades se centraron en el hostigamiento por medio de secuestros, robos, asesinatos, violaciones, quema de casas, imposición de trabajos forzados y cobro de impuestos a todos aquellos que no estuvieran bajo control del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Uno de esas áreas no controladas fue San Pedro Chenalhó, donde en 1996 se había declarado municipio autónomo por los zapatistas. En dicha localidad los paramilitares sembraron discordia y comenzaron a fomentar la intolerancia religiosa entre católicos y evangélicos. Cabe recalcar que los dirigentes del municipio tenían estrechos lazos familiares y clientelares con el PRI, sin embargo su estructura de autoridad se fue fraccionando a medida que el EZLN y Las Abejas comenzaron a ser opciones políticas. Dentro del municipio, la comunidad de Acteal fue un punto que sirvió de refugio a muchos desplazados, sin embargo nadie esperaba que el 22 de diciembre de 1997 a las 10:30 horas, un centenar de paramilitares armados y uniformados de negro masacraran a esa gente que se encontraba orando en una ermita.

Murieron 9 hombres, 21 mujeres y 15 niños.

Murieron 9 hombres, 21 mujeres y 15 niños.

Tras la masacre, las fuerzas armadas realizaron incursiones en 33 comunidades afines al zapatismo, la mayoría lejos de Chenalhó, donde se instalaron 2000 soldados en 18 campamentos. El ejército, en una supuesta campaña de desarme, organizó una ofensiva contra el EZLN que se tradujo en cateos, interrogatorios y saqueos, sin que se minaran las bases del liderazgo insurgente. A raíz del crimen, fueron procesados 15 servidores públicos de bajo nivel y 87 presuntos asesinos, de los cuales 76 están purgando penas que van de los 25 a 40 años de prisión. En 2009 la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación anunció que 20 de éstos fueran puestos en libertad.

Aunque la postura oficial sigue insistiendo que la matanza fue un enfrentamiento entre paramilitares y contra zapatistas, el grueso de la sociedad mexicana sostiene que las victimas fueron atacadas por gente armada por las autoridades gubernamentales, haciendo de esto un crimen de Estado. Por esta razón la opinión pública nacional e internacional sigue pidiendo castigo a los presuntos responsables intelectuales. En noviembre de 2013 un grupo de manifestantes increparon a Emilio Chuayffet (Secretario de Gobernación de aquel entonces y hoy Secretario de Educación) en Madrid, mientras éste daba una conferencia sobre educación en la Fundación Ortega Marañon, para diera una explicación por el caso Acteal.

 

Vía| GUTIÉRREZ, NATIVIDAD, Violencia estructural y masacre genocida en los pueblos indígenas de Chiapas (1997) y Oaxaca (2002), Estudios Sociológicos, t. XXII, no. 65, COLMEX, 2004. MONTEMAYOR, CARLOS, Recordar Acteal, Proceso, no. 1711, 2009.

Más información| Manifestantes increpan a Chuayffet en Madrid por caso Acteal, Documental sobre la matanza de Acteal realizado por el Canal 6 de Julio

Imagen | Niños zapatistas, Acteal a una Década

RELACIONADOS