Cultura y Sociedad, Patrimonio 


Abu Simbel y los orígenes del Patrimonio

Templo de Abu Simbel

En el siglo II ya se hacía referencia a las “Siete maravillas del mundo” destacando en ellas su grandiosidad y belleza, sin embargo no será hasta la II Guerra Mundial cuando se produzcan los primeros movimientos en favor y protección del Patrimonio.

Tras la II Guerra Mundial se comienza a conformar un nuevo orden internacional de la mano por 51 países que se habían caracterizado por su lucha contra el fascismo y que se plasma en la creación de la ONU en San Francisco con la firma de la Carta de las Naciones. Desde la ONU también se crearon otros organismos como la Unesco, cuyo objetivo principal gira en torno a la contribución de la paz y seguridad en el mundo mediante la educación, ciencia, cultura y comunicaciones, destacando entre sus actividades, el interés por la salvaguarda del Patrimonio. Sin embargo, los principales orígenes de la protección vinieron de la mano de uno de los proyectos de mayores dimensiones para la Unesco en la década de 1960.

Traslado de Abu Simbel

Este reto se planteó en torno a la construcción de una presa por parte de Egipto para poder controlar las inundaciones del Nilo, puesto que la existente era ya insuficiente, en las inmediaciones de los templos de Abu Simbel, lo que llevaría a la desaparición de estos, que quedarían sumergidos bajo el agua. El templo cuenta con especial interés en la medida que fue mandado construir por el faraón Ramsés II en el siglo XIII a.C para el culto de su persona, está formado por diferentes templos y presidido por cuatro estatuas colosales.

En este momento en el que se comenzó a pensar que todos estos elementos son de todo el mundo, transcendiendo de lo meramente local, de forma que se realizaron llamamientos a la solidaridad internacional, lo que llevó al traslado del templo a otro emplazamiento encabezado por un equipo internacional de arqueólogos e ingenieros bajo la Unesco. De esta forma, entre 1964 y 1968 los templos fueron desmontados y montados en su nueva ubicación. Sin embargo, aunque la mayoría de las piezas fueron reubicadas, lo cierto es que aún siguen elementos menores bajo las aguas esperando que en un futuro puedan ser rescatadas.

Paralelamente a la reubicación de los templos, comenzó la idea de una entidad que se encargara de preservar el patrimonio, de forma que en 1965 se crea el ICOMOS (Consejo Internacional de Monumentos y Sitios) que pronto inicia la elaboración de un tratado internacional sobre la protección del Patrimonio cultural. Tras varias propuestas, la idea inicial derivó en la Convención para la Protección Mundial, Cultural y Natural, adoptada en 1972, destacando que determinados lugares del planeta tienen un valor universal, excepcional y deben formar parte del Patrimonio común de la humanidad, de forma que la protección de este es una obligación que incumbe a toda la comunidad internacional.

Vía| Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, Unesco

Más información| Lista de Patrimonio Mundial, ICOMOS, Traslado de los templos

Imagen| Traslado de Abu Simbel, Abu Simbel

RELACIONADOS