Actualidad Jurídica, Derecho del Trabajo, Jurídico 


Absentismo laboral, despidos y funcionarios: Benvenuti alla Italia!

https://www.google.es/search?q=absentismo+laboral+funcionarios+espa%C3%B1a&rlz=1C1SKPC_enES360ES362&espv=2&biw=1366&bih=634&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0ahUKEwjgmouhzLHKAhWBUhoKHZGGAD8Q_AUIBygC&dpr=1#imgrc=pYrawzJcn7vTrM%3A

#actualidadQAH

Italia despedirá a los funcionarios absentistas en 48 horas. Esa ha sido la noticia con la que se despertaban el pasado 16 de enero nuestros convecinos. Y es que el presidente del Gobierno italiano Matteo Renzi ha anunciado que quien ficha y se va, será despedido en cuarenta y ocho horas. La medida sería aprobada el próximo miércoles durante el Consejo de ministros y viene a poner fin a los más de siete mil expedientes abiertos en Italia por casos flagrantes de absentismo laboral. La última localidad en sufrir el varapalo de este fenómeno ha sido Sanremo (municipio fronterizo con Francia), la cual ha tenido que intervenir arrestando a treinta trabajadores del Museo di Arti Popolari.

Obviamente, y así lo ha manifestado el presidente del “Consiglio”, el absentismo laboral se ha convertido en los últimos tiempos en un serio problema para la productividad y competitividad de las empresas (italianas y españolas, aunque son las últimas las que se cuelgan la medalla de oro con una media de 11,6 días perdidos por trabajador y año). Y es aquí donde entran en juego las reformas. El legislador español lo hizo en 2012 y ahora la República Italiana “se pone las pilas”. Renzi prevé aprobar e implementar el primer decreto de reforma de la administración pública, en contra, como no podía ser de otra manera, de los sindicatos. Massimo Battaglia, máximo (valga la redundancia) representante de la confederación de sindicatos, ha advertido que Italia ya dispone de normas en materia de absentismo laboral y que el problema lo tienen los responsables que, como autoridad superior, no velan por su cumplimiento.

https://www.google.es/search?q=funcionarios&rlz=1C1SKPC_enES360ES362&espv=2&biw=1366&bih=677&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0ahUKEwjk9YuAyrHKAhXFthoKHaWZB0AQ_AUIBygC#tbm=isch&q=italia&imgrc=whzi4erM0AQbNM%3A

Italia

Pero, ¿tacharíamos de locura la propuesta de Renzi? Antes de entrar a valorarla, debemos recordar que España también entró a reformar el mercado de trabajo (Ley 3/2012, de 6 julio), con toda una serie de medidas referidas esencialmente a la extinción del contrato y cuyo objetivo no era otro que el de “incrementar la eficiencia del mercado de trabajo y reducir la dualidad laboral” (véase exposición de motivos del texto en cuestión). Entre esas medidas se incluía la nueva regulación del absentismo laboral como causa de despido objetivo que contempla el párrafo d) del art. 52 del Estatuto de los Trabajadores (en adelante, ET). La extinción del contrato de trabajo por absentismo se relaciona con las faltas justificadas de asistencia al trabajo cuya reiteración, en los términos que señala el art. 52,d) ET, podría dar lugar al despido objetivo del trabajador. El rasgo característico de este tipo de extinción es que las faltas de asistencia que posibilitarían el despido objetivo del trabajador cuentan, a priori, con una justificación suficiente.

No obstante, es importante destacar que, en España, los funcionarios gozan de una regulación especial y, por tanto, el absentismo laboral definido como tal en el Estatuto de los Trabajadores, no es de aplicación y así lo recoge el apartado a) del artículo 3 de dicha norma (Se excluyen del ámbito regulado por la presente Ley: a) La relación de servicio de los funcionarios públicos, que se regulará por el Estatuto de la Función Pública, así como la del personal al servicio del Estado, las Corporaciones locales y las entidades públicas autónomas, cuando, al amparo de una Ley, dicha relación se regule por normas administrativas o estatutarias).

Mientras tanto, en el país del gelatto, la vespa, y los spaghetti, se ha venido a considerar que existe una aplicación analógica del Estatuto de los Trabajadores para los empleados públicos. Así, la famosa reforma de su artículo 18 fue declarada –el pasado mes de diciembre- constitucional, a pesar de establecer que los empleados estatales (como los de empresas privadas) pueden ser despedidos sin posibilidad de reintegro salvo en casos excepcionales. Ahora, habrá que ver si el resto de normas aplicables al sector privado acaban siendo de aplicación al sector público. Mientras tanto Renzi, continuará con su intento de reforma por una mayor productividad.

Vía| il corriere, il fatto quotidiano, Estatuto de los Trabajadores, Estatuto Básico del Empleado Público
Imagen| Italia

RELACIONADOS