Trending 


¿Abaratar costes ahora que estoy en paro?

Recortar gastos es una de las primeras medidas que debemos asumir cuando nos hemos quedado sin trabajo.  Desprenderse del coche es una decisión tan impopular como tortuosa, pero puede ser una fuente inmediata de recursos.

Ciertos gastos son fáciles de suprimir porque no se refieren a algo tan entrañable.  Pero hay otros, como el automóvil, que corresponden a piezas fundamentales de nuestra vida diaria, por lo cual prescindir de ellos se vuelve más complicado.

Estadísticamente, el coche ocupa el segundo lugar en el ranking de inversión que una persona realizará durante su vida, tan sólo por detrás de su residencia habitual.  El coche nos da autonomía, nos permite desplazarnos,  simboliza para muchos una posición social y, además, tiene un valor monetario decreciente pero concreto.  Por no hablar de que, a estas alturas, a todos se nos supone carné de conducir y coche propio.  Lo contrario sorprendería al más despistado de los reclutadores…

Por otra parte, y ante el escenario que proponemos, vender nuestro coche o, al menos contar con esa posibilidad, nos puede dar ese balón de oxígeno tan necesario para serenar una situación adversa.  El coche es un gasto fijo periódico (gasolina, taller, seguro, “imprevistos”…) necesario pero prescindible.  Su venta, además de generarnos algún ingreso, recorta de forma significativa nuestros gastos fijos mensuales.  No olvidemos además que, en los tiempos que vivimos, las alternativas al transporte privado y sus ventajas sociales y ambientales son incuestionables.

La decisión no parece fácil.  ¿Libertad de movimientos e imagen de normalidad o ajuste de gastos y análisis de alternativas?

 

y tú ¿qué opinas?

 

[iframe id="frame-dontknow" frameborder="0" scrolling="no" width="300" height="350" src="http://www.dontknow.net/widget/66891/vender-mi-coche-reducir-gastos-si-he-quedado-paro"]
RELACIONADOS