Actualidad Económica, Economía y Empresa 


¿A quién robaría Robin Hood en el siglo XXI? El índice Robin Hood lo cuenta

El olvidado Robin Hood vuelve a la actualidad en forma de índice. Su creador, la prestigiosa agencia estadounidense Bloomberg, bautizándolo como índice de Robin Hood, trata de analizar cómo beneficiaría el reparto de las grandes fortunas de ciertos países entre sus habitantes más desfavorecidos.

El estudio, basado en 42 países, arroja interesantes conclusiones, si bien conviene advertir que los datos no son objetivamente comparables entre sí al depender el reparto de múltiples variables como el número de habitantes, el modelo económico o el nivel de pobreza.

Robin Hood

Los datos que proporciona la investigación son los siguientes:

Encabezan la lista Chipre y Suecia, países en los que los necesitados recibirían más de 45.000 y 33.000 dólares respectivamente si las fortunas de JoHn Fredriksen y de Ingvar Kamprad -fundador de Ikea- fueran objeto del robo del héroe medieval. El reducido tamaño de su población y los altos estándares económicos de ambos justifican estas cifras.

Por el contrario, los compatriotas del magnate indio Mukesh D. Ambani únicamente percibirían 59 dólares, resultando insignificante su cuantiosa fortuna de 22 mil millones de dólares en la segunda nación más poblada del planeta , donde la tercera parte de la población vive en condiciones de miseria extrema. Aún así, con la pequeña suma de 52 euros podrían satisfacer unas 120 comidas básicas.

En lo que respecta a España, el patrimonio del fundador de Inditex, Amancio Ortega, implicaría para los españoles más necesitados una ganancia de 6.319 $ (unos 5.550 €). Un cantidad similar recibirían los franceses de manos de Liliane Bettencourt, una de las principales accionistas de L’Oreal.

No podía faltar en la lista el magnate de Microsoft, Bill Gates, quien con sus 84.000 millones de dólares agraciaría en 1.700 dólares a sus necesitados conciudadanos estadounidenses.

índice de robin hood

Fuente: Idealista

Tras esta lluvia de datos es hora de desentrañar la efectividad del índice:

Desgraciadamente, no es más que una curiosa nueva métrica que se suma a la reciente tendencia de querer cuantificarlo todo. En primer lugar, se trataría de un pago único, no una cantidad periódica, por lo que no solucionaría de por vida la situación de los afectados.

Por otra parte, en términos legales, la labor de Robin Hood sería delito; en términos morales, es más que cuestionable sustraer el capital que ciertos afortunados han conseguido a través de su trabajo (suponiendo la licitud de los mismos), y en el hipotético caso de que este héroe llevara a cabo su hazaña, no le sería tan fácil como sustraer maletines de dinero, sino que habría de robar acciones de empresas y posteriormente obtener la liquidez que éstas pudieran ofertar en el mercado. Ardua tarea la de Robin Hood.

En su esencia, es un índice que lleva a reflexionar una vez más sobre el desigual reparto de la riqueza en todo el mundo, situación que no puede ser solventada con héroes imaginarios sino con la puesta en marcha de planes de acción por las instituciones creadas a tal efecto. Si al menos se consigue este objetivo, no será en balde la utilidad del Índice.

Vía| Bloomberg

Más información| El Financiero

Imagen| Robin Hood, Índice Robin Hood

En QAH | ¿Puede el capitalismo global erradicar la pobreza en el mundo? (i): introducción

 

 

 

 

 

 

 

 

 

RELACIONADOS