Jurídico 


¿A qué se refiere el principio non bis in idem?

En el mundo del Derecho es muy habitual la utilización de expresiones en latín para referirnos a determinadas figuras jurídicas. En unos casos porque no encontramos otra manera de referirnos a la idea que queremos expresar y en otras ocasiones porque es difícil desprenderse de la utilización de este tipo de expresiones adquiridas a lo largo de los siglos de tradición jurídica, pero ¿sabemos siempre a lo que nos referimos?

En los países del Common Law, sobre todo en Australia, se viene desarrollando desde hace algunos años una tendencia de simplificación del lenguaje jurídico con el objetivo de acercarlo al lego en Derecho, de manera que sea comprensible por cualquier ciudadano. Esta tendencia lucha por la abolición de expresiones anticuadas o meramente retóricas, así como de la excesiva complejidad de la que muchas veces vienen dotados los escritos de carácter jurídico.

Para aportar un mínimo granito de arena a esta tendencia simplista de acercamiento del lenguaje jurídico a la sociedad, en este artículo voy a explicar el significado del principio non bis in idem. Este principio es fundamental en el ámbito del Derecho Penal y su configuración es mayoritariamente doctrinal y jurisprudencial pues no encontramos a penas referencias expresas al mismo en nuestro Derecho Positivo.

non bis in idemAl contrario de lo que sucede en nuestro Código Penal actual, el Código Penal de 1.928 sí que recogía expresamente el principio non bis in idem en su artículo 853: “En ningún caso podrá castigarse un mismo hecho con sanción judicial y gubernativa”, más adelante, en 1.977, la Ley de Orden Público, establecía que: “No se impondrán conjuntamente sanciones gubernativas y sanciones penales por unos mismos hechos”. Así pues, el principio non bis in idem impide  que una persona sea castigada dos veces por los mismos hechos, una afirmación que puede parecer lógica y tan simple que no merece la pena ni mencionarla, pero que constituye una de las piedras angulares de la teoría general del Derecho Penal.

La Constitución Española de 1.978 no recoge expresamente este principio, pero el Tribunal Constitucional sí que se ha pronunciado al respecto, fundamentalmente en cuatro sentencias que nos ofrecen las líneas básicas para su comprensión y funcionamiento:

  1. STC 2/81, de 30 de enero: El principio non bis in idem va íntimamente ligado a los principios de legalidad y tipicidad de las infracciones (art. 25 CE). No se da infracción del citado principio si falta coincidencia fáctica entre sanción penal y sanción administrativa. Por otro lado, no es compatible la sanción penal con la administrativa por los mismos hechos, pero sí con la disciplinaria, siempre y cuanto el interés jurídicamente protegido sea distinto y la sanción proporcionada a tal protección.
  2. STC 77/83, de 3 de octubre: Se declara la subordinación de la actuación sancionadora de la Administración a la de los Tribunales, lo que se manifiesta en que aquélla no puede actuar mientras no lo hayan hecho éstos, cuando se trate de conductas que puedan ser constitutivas de delito o falta, y que, cuando actúe a posteriori, ha de respetar el plantemaiento fáctico realizado por los tribunales, pues en otro caso se produce un ejercicio del poder punitivo que traspasa los límites del art. 25 de la Cosntitución.
  3. STC 159/1985, de 27 de noviembre: Se reconoce que el principio non bis in idem no siempre imposibilita la sanción de nos mismos hechos por autoridades de distinto orden, pero sí impide que la sanción proceda de autoridades del mismo orden que utilicen procedimientos distintos para sancionar repetidamente la misma conducta.
  4. STC 2/2003, de 16 de enero: Si ha recaído una sanción administrativa previa a una condena penal, de la pena impuesta habrán de deducirse las cantidades dinerarias y tiempo de privación de derechos sufridos en vía administrativa.

Por último, el art. 137.2 de la Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común (Ley 30/1992 de 26 de noviembre) dispone que “Los hechos declarados probados por las resoluciones judiciales penales vincularán a las administraciones públicas respecto de los procedimientos sancionatorios que substancien.” Sin embargo, no es tan contundente en la prohibición de la sanción administrativa después de la penal por los mismos hechos, puesto que a la necesidad de esa identidad fáctica, agrega otros dos requisitos propios del concepto más exigente de cosa juzgada: la identidad de sujeto y fundamento.

En conclusión, la potestad sancionadora penal siempre tiene preeminencia sobre la administrativa si existe identidad fáctica y subjetiva, impidiendo el principio non bis in idem sancionar a una misma persona varias veces por los mismos hechos, con los matices previamente expuestos. Dato a tener muy en cuenta para juristas, ciudadanos e infractores.

 

Vía| Compendio de Derecho Penal. Parte general. Adaptado al programa de la oposición a ingreso en las Carreras Judicial y Fiscal (BOE 3 de abril de 2009). 19ª Edición. Dykinson, S.L. 2009. José María Luzón Peña.

Más información| España, informe sobre el principio non bis in idem y la consecuencia de jurisdicciones entre los tribunales penales españoles y los tribunales penales internacionales.

Imagen| Derecho Penal

RELACIONADOS