Coaching Profesional 


¿A qué decir que sí?

No pocos se hacen en alguna ocasión la siguiente pregunta: ¿Cómo podría cambiar mi vida y añadirle toques de felicidad? 

A qué decir sí

A qué decir sí

La respuesta es la siguiente: Diciéndole a las cosas que sí. 

Pero, ¿a qué cosas hay que decir sí? Por supuesto no a todas. Es demasiado arriesgado, y aunque el riesgo a veces implica éxito, es peligroso decir que sí a todo, y tenemos que saber elegir bien las situaciones en las que hacerlo.

Puedes comenzar a decir que sí a las siguientes cosas:

A vivir nuevas experiencias. Sin miedo, realizar actividades que no entran en tu ritmo normal de vida, viajar a sitios desconocidos para ti, apuntarte a esa aventura que parece loca, aprender algo nuevo también es una experiencia asombrosa. Si estás en esta web, es porque has empezado a decir que sí. ¿Qué has aprendido hoy?

A conocer personas. Existen muchas personas que pueden hacerte cambiar la forma de ver las cosas, y de vivirlas. Nuestra alma se nutre enormemente cuando hablamos con personas nuevas que nos llenan, que empatizan con nosotros, tener conversaciones poco corrientes con personas corrientes puede ser algo maravilloso.

Al pensamiento positivo y optimista. Decir que sí a esto es imprescindible, debe convertirse en un comportamiento transversal, en un hábito de nuestras vidas. Hará que todo lo que ocurra a nuestro alrededor tenga un solo sentido y aunque a veces las cosas, como es normal se tercian, hará que busquemos la forma de aprender de ello, y de ser capaz de con nuestra respuesta, mirarlas de frente y darles la vuelta.

A disfrutar de todo el tiempo. Hagas lo que hagas, aunque estés en el trabajo, o en otras situaciones donde creas que no hay posibilidad de aprovechar el tiempo, seguro que una sonrisa, un comentario alegre con algún compañero o compañera, un objetivo cumplido, un proyecto ilusionante… siempre hay posibilidad de arañar al tiempo determinada cantidad para disfrutarlo.

A cambiar de perspectiva. Observar desde otro punto de vista. Desde la mirada de los otros, trabajando la escucha activa, la empatía, ponernos en el lugar de las demás personas. Mirar el mundo desde otra posición puede hacer que ampliemos nuestro campo de visión y que nos demos cuenta de que estábamos antes de ello, incluso un poco ciegos.

Una cosa antes de terminar, pongamos los pies sobre la tierra. Sentimos que la realidad muchas veces nos sobrepasa, que hay cosas malas, que existen el miedo, los problemas, la gente tóxica, etc. Muchos, inesperados en ocasiones, pero todas esas cosas, siempre podemos afrontarlas y rechazarlas de un modo o de otro si a las demás les hemos dicho antes que sí y aunque aquellas aparezcan, no tendrán la fuerza arrasadora que podrían tener en otra ocasión, porque esta vez, a través de nuestros buenos hábitos a la hora de elegir a qué decir que sí, podremos responder con un rotundo NO.

Leer más | El Mercado de la Incertidumbre

Imagen | Receta para el éxito

RELACIONADOS