Economía y Empresa 


8 pasos imprescindibles para comprar un coche nuevo

Hay una afirmación que conoce el 100% de la gente que se dedica al sector de la automoción; “el automóvil es la segunda compra más importante en la vida después de la casa”. Lo malo es que, siendo una absoluta realidad, a veces realizamos una compra poco meditada que puede suponernos muchos problemas.

Bentley Continental GT Coupe

Desde QueAprendemosHoy te proponemos una pequeña guía que esperamos pueda serte útil en esa a veces complicada tarea de elegir al nuevo integrante de la familia.

Paso 1: ¿Cuánto dinero te quieres gastar?

Parece algo obvio pero lo cierto es que no siempre somos conscientes de cuanto dinero podemos gastarnos en nuestra nueva adquisición. No hay que irse muy lejos en el tiempo para acordarse de aquellos créditos hipotecarios que se daban demasiado a la ligera y que incluían una cantidad de dinero para adquirir el coche nuevo. Puede que financieramente fuera una oportunidad por el bajo coste del dinero pero nos tememos que también fueron muchos los compradores que optaron por vehículos por encima de sus posibilidades y terminaron arrepintiéndose amargamente.
Audi A3Ford Focus
Incluso coches comparables por lo que ofrecen tienen precios muy dispares
Para conocer el presupuesto que tenemos a la hora de adquirir el coche hemos de tener claras varias cosas. Entre ellas está el importe que nos van a dar por nuestro coche usado, algo que podemos averiguar casi desde casa utilizando herramientas disponibles en la web. Comprobando el precio de venta de nuestro actual coche en páginas webs de clasificados o bien utilizando un tasador de coches usados, ya puedes hacerte una idea del valor de tu compañero de fatigas. En este sentido hemos de matizar que la percepción de valor que tenemos de nuestro coche suele estar por encima del valor real del mismo, pues tenemos en cuenta temas emocionales que no son lógicamente valorables. Por otro lado también es habitual la búsqueda de coches similares en la web para comprobar a qué precio se venden y, aunque no es una mala práctica, sí que es importante que consideremos el estado real del modelo, quién es el vendedor (profesional o particular), la garantía y el equipamiento que ofrecen, etc… por todos estos motivos nosotros, por ejemplo, ofrecemos en la tasación los valores de compra y venta y explicamos las diferencias entre ellos.
Chevrolet Kalos
Lo que para nosotros fue en su día un sueño hecho realidad puede que tenga ahora muy poco valor
Otro dato importante a valorar es el importe que vamos a dar como entrada y el que vamos a financiar. Aquí resulta muy útil “jugar” con diferentes opciones, pues quizás es mejor financiar más dinero durante menos tiempo o al contrario, pudiendo quizás adquirir un vehículo más caro pero mejor adaptado a nosotros pagando lo mismo durante algo más de tiempo.

Paso 2: Conocer mis necesidades y saber que tipo de coche necesito

Conozco a muy poca gente a la que no le guste el Porsche 911 pero… ¿significa entonces que debería comprárselo todo el mundo? La respuesta obvia es negativa porque, entre otras cosas, difícil lo tendrían muchos compradores para meter en ese habitáculo todos los enseres propios de toda la familia, incluyendo la sillita, las bicicletas o todos los trastos necesarios para las vacaciones…
Bugatti Veyron
A nosotros también nos gusta pero… igual no es lo que necesitamos
Está claro que debemos ceñirnos a lo que nuestras necesidades nos imponen, aunque afortunadamente la oferta actual de vehículos también nos proporciona muchas opciones para necesidades parecidas, y es que una familia de cuatro miembros bien puede optar por un SUV, por un Monovolumen o por un familiar dependiendo de sus gustos. Ahora bien, debemos también aquí intentar ser realistas y no abarcar más allá de lo requerido por haber hecho caso al famoso “por si acaso”, y es que es habitual que algunos compren un monovolumen de 7 plazas “por si acaso” llevamos a alguien más (cuando jamás suben más de cuatro personas al coche) o que optemos por un todo terreno “por si acaso” circulamos por campo (cuando en realidad el conductor es prácticamente alérgico a los caminos no asfaltados) y así, sucesivamente.
En este sentido es importante tener presente qué es lo que vamos a pedirle al coche. Como ejemplo, en coches destinados a circular habitualmente en ciudad deberíamos plantearnos la posibilidad del cambio automático (no sabes lo que has perdido de tranquilidad y confort hasta que lo pruebas) mientras que si los recorridos son cortos a pesar de hacer muchos kilómetros al año puede que no interese un diésel debido a determinados problemas con los diésel modernos en estas condiciones de uso.
Motor diesel
Un buen motor diésel puede no serlo para recorridos cortos
El equipamiento es sin duda un aspecto importante que no debemos tomar a la ligera. La mejora en este sentido de los coches modernos es notable con respecto a hace muy pocos años, pero siempre habrá algún detalle que quizás nos haga cambiar de idea por algún motivo específico. Como ejemplo muchos ciclistas verán en el sistema FlexFix de Opel un equipamiento imprescindible para su nuevo vehículo, aunque también ellos habrán de considerar las ventajas e inconvenientes que dicho equipamiento conlleva con respecto a un portabicis normal.

Paso 3: Elegir la carrocería adecuada

Tal y como decíamos en el paso anterior existen diferentes carrocerías que podrían adaptarse a una misma necesidad, pero la opción de una u otra debe considerarse en términos racionales y objetivos además de por la lógica atracción estética. Frente a los cada vez más numerosos SUV y monovolúmenes, las carrocerías familiares ofrecen en general un centro de gravedad más bajo que les permite circular con mayor seguridad en carreteras viradas. Los SUV, por su parte, pueden disponer en muchos casos de tracción integral, lo que será un plus de seguridad activa si circulamos por zonas en las que la climatología es adversa o tenemos necesidad de salir fuera del asfalto.
Volkswagen Taigun
Los SUV se han puesto de moda pero… ¿realmente necesitamos un SUV?
Tampoco debemos olvidar la importancia del tamaño, pues lo habitual es que no encontremos el mismo confort en un compacto que en una berlina media, pero también es cierto que si vamos a realizar recorridos urbanos el compacto puede ser más útil por temas de aparcamiento. Al final será imprescindible que lleguemos a un equilibrio entre nuestras necesidades y nuestros deseos, pues lo habitual será que ese deportivo que tanto nos gusta no sea la opción más adecuada a nuestros requerimientos.

Paso 4: Elegir tipo de combustible

Hace ya bastantes años que España se situó, junto con Italia y Francia, como ardiente defensora de los motores diésel en detrimento de los motores de gasolina. Esta realidad tuvo su base en una evolución de los motores diésel que les hacía ofrecer prestaciones equivalentes y en algunos casos superiores a los motores de gasolina con consumos claramente inferiores.
Toyota Prius
¿Has pensado en comprar un híbrido?
Hoy en día los motores de gasolina están cada vez mejor realizados y ofrecen consumos muy contenidos, además de aportar una suavidad en muchos casos inexistente en las mecánicas de gasóleo. Pero además también entran en juego los híbridos e incluso los eléctricos, opciones que no debemos desechar dependiendo de qué recorridos y necesidades de uso vayamos a requerir.
Renault Zoe
¿…y porqué no un eléctrico?
Aun así, la diferente entrega de potencia debido al par motor también ha de ser considerada, igual que el tipo de uso que hagamos del modelo, pues en ciudad puede resultar más económico (y ecológico) un híbrido que un diésel, mientras que en algunos casos un coche eléctrico de autonomía extendida puede ser una opción más que recomendable.

Paso 5. Infórmate bien antes de comprar

Si has llegado hasta aquí está claro que eres de los que buscan información en internet antes de perder un montón de tiempo paseando por los concesionarios en busca del coche deseado. Por ello te recomendamos que sigas con esa tendencia y aproveches todas las posibilidades que te brinda la red para conseguir la mejor información, aunque para ello tendrás también que separar “el trigo de la paja”.  Y es que si buscamos la palabra “problemas” seguida de cualquier marca y modelo vamos a echarnos las manos a la cabeza seguro.
Existen varias buenas páginas de internet así como revistas especializadas en las que conseguir una información bastante fiable de los nuevos modelos, y nosotros te recomendamos que no acudas sólo a una de estas fuentes, sino que consultes en varias de ellas para obtener la información más objetiva.

Paso 6. Preguntar en diferentes concesionarios

La “pérdida de tiempo” al visitar diferentes concesionarios de una o diferentes marcas ha de considerarse en realidad como una inversión. Con un poco de calma y mucha sangre fría debemos visitar diferentes concesiones de una misma marca para ver qué ventajas o inconvenientes tiene cada una de ellas a la hora de ofertarnos un mismo vehículo, aunque para comparar las ofertas también es importante que lo hagamos en los mismos términos. Así, por ejemplo, no podremos valorar igual al concesionario que nos ha dado el precio del coche nuevo sin valorar previamente el usado, del mismo modo que si la financiación varía también deberemos conocer cómo afecta dicha variación al resultado final.
Concesionario
Otro dato importante a valorar aquí es el tema de los vendedores y de esas “ofertas de última hora” que no podemos dejar escapar. Cualquier vendedor que se precie intentará vendernos el coche que necesita vender, y lo hará utilizando todas las técnicas que tenga a su alcance, incluyendo el famoso “corre que se lo llevan”. Si el vehículo que nos ofertan cumple con nuestras necesidades es posible que sea realmente una oportunidad, pero si sólo es algo parecido a lo que queremos seguramente nos equivocaremos mucho al aprovechar una oferta que en realidad no va a resultarnos satisfactoria a medio/largo plazo.

Paso 7. Seguro, financiación, matriculación y otras “menudencias”

En los tiempos que corren es normal que las prisas nos lleven a intentar realizar una operación completa en un único lugar, de tal modo que cuando adquirimos un coche nuevo resulta habitual dejar que el propio concesionario nos haga también las gestiones de financiación, la matriculación, la adquisición del coche usado y, en muchos casos, incluso el seguro.
Comparador de seguros de coches
Los comparadores de seguro pueden ahorrarnos mucho dinero
El primer y más importante paso en el final del proceso de compra es que seamos siempre conscientes de lo que firmamos, pues no es la primera vez que alguien firma algo que no es ni de lejos lo que supuestamente quería firmar. Salvado este punto también hemos de considerar si todo eso que nos ofrece el concesionario podemos conseguirlo a mejor precio en otro lugar y, por supuesto, si nos compensa el esfuerzo de hacerlo.
Así, por ejemplo, si somos una empresa debemos plantearnos las ventajas y/o inconvenientes de tener nuestro vehículo mediante renting o leasing, si nuestra compañía de seguro nos ha dado un buen servicio a buen precio seguramente merece la pena renovar con ellos pero, si no fuera así, también podemos buscar otros seguros más económicos  y si no nos ha parecido suficiente el valor que nos ofrecen por nuestro coche usado quizás podemos venderlo nosotros mismos.

Paso 8. La entrega y… a disfrutar de tu nuevo coche

La gran satisfacción que produce la adquisición de un coche nuevo a veces “nos ciega” un poco, pero este es un momento de tremenda importancia en el que habremos de estar muy atentos para no arrepentirnos posteriormente. Así, antes de la firma final habremos de asegurarnos que el coche dispone de todos los equipamientos que habíamos acordado con el vendedor, incluyendo los posibles detalles que muchas veces nos prometen (alfombrillas, tornillos antirrobo u otros) Tampoco debemos olvidarnos de realizar una inspección previa para comprobar que el coche no tiene golpes, defectos u otros.
Opel Meriva

* Imagenes | motorgiga.com
* En QAH | Los vehículos destinados a uso mixto. Su problemática fiscal
¿Tienes un millón de euros? Elige coche
Récord de ventas de los coches “mileuristas” en España

RELACIONADOS