Economía y Empresa 


8 claves para entender la nueva regulación del crowdfunding

Como es bien conocido, el crowdfunding es una nueva forma de financiación que está muy de actualidad. En varios artículos de Qué Aprendemos Hoy como éste o éste se explica su funcionamiento: Consiste en una forma de financiación en la que son varias o muchas las personas o empresas que ofrecen capital para un proyecto.

Hasta hace poco el crowdfunding no estaba regulado en nuestro país, lo que implicaba una falta de seguridad jurídica que podía desincentivar a los inversores. Por este motivo en octubre de 2014 el Gobierno presentó un Proyecto de Ley que ponía las primeras bases normativas. Dicho Proyecto no contentó a nadie: ni a las empresas afectadas, ni a los inversores, ni a las plataformas web que ejercen de intermediarios entre los dos agentes anteriores.

Sin embargo, las negociaciones del Gobierno con el sector han dado finalmente lugar a una ley, la Ley 5/2015, de 27 de abril, de Fomento de la Financiación Empresarial que ha logrado el consenso de casi todos los implicados.

Ley-financiación-empresarial-702x336

LFFE

A continuación se explican las principales claves de esta ley en lo que se refiere al crowdfunding. Son las siguientes:

TIPOS DE CROWDFUNDING

  1. ¿A qué crowdfunding afecta esta ley?

Se puede hablar de tres tipos de crowdfunding. En primer lugar, está el crowdfunding tradicional o de recompensas. Un autor presenta un proyecto (un libro, un disco, una exposición…) y la financia a través de aportaciones económicas de distintos usuarios, que obtendrán una recompensa en función de la cantidad aportada. Este tipo de crowdfunding no se ve afectado por la nueva ley.

En segundo lugar, se encuentra el equity crowdfunding o crowdfunding de acciones, en el que una empresa que necesita financiación recurre a inversores que reciben a cambio una participación accionarial en la empresa en función, igualmente, del dinero que hayan aportado. Este crowdfunding sí se ve afectado por la ley.

En tercer lugar, aparece el crowdlending o préstamos P2P, en el que una empresa o un pequeño emprendedor, ante la necesidad de financiación, recurre a pequeños inversores que le prestarán ese dinero. En este caso no transmiten acciones: pasado un tiempo, el emprendedor devolverá ese dinero a los usuarios con un interés previamente fijado. A este tipo de crowdfunding también le afecta la ley.

INVERSORES

  1. Existen dos tipos de inversores

La ley crea dos tipos de inversores: el inversor acreditado y el no acreditado, cuyos límites de inversión son distintos. Los acreditados son:

  • los inversores institucionales, las empresas o fondos con:
    • activos por valor igual o superior a 1.000.000 de euros,
    • volumen de negocio igual o superior 2.000.000 o
    • unos recursos propios por importe igual o superior a 300.000 euros;
  • y las personas físicas con:
    • unas rentas anuales superiores a los 50.000 euros o
    • un patrimonio de más de 100.000 euros.

Los que queden fuera de estas condiciones se consideran inversores no acreditados. En un principio la ley no distinguía tipos de inversores, con el consecuente perjuicio para los acreditados a la hora de querer invertir una cantidad grande.

  1. Límites para los inversores

Los inversores no acreditados tienen un límite de inversión: no podrán depositar más de 3.000 euros por empresa ni más de 10.000 euros por año y plataforma de financiación participativa. En el anteproyecto, el límite por año y plataforma era de 6.000 euros.

Los acreditados, por su parte, no tienen límite de inversión. En el Proyecto, al estar equiparados a los no acreditados, tenían un límite de 3.000 euros por empresa y 6.000 euros por plataforma y año, lo cual suponía un claro impedimento para los actuales business angels de empresas tecnológicas, cuyas cantidades de inversión suelen ser mucho mayores.

La razón de ser de estos límites se encuentra en el miedo que tenía el Gobierno de que ciudadanos aislados, sin experiencia inversora, arriesgasen su dinero sin ser conscientes de que, al estar invirtiendo en una empresa de riesgo, podían perderlo todo (como, por ejemplo, ocurrió con las preferentes).

EMPRESAS

  1. Límites para la financiación de las empresas

Cuando una empresa decide recurrir al crowdfunding, el importe máximo de captación de fondos por proyecto no podrá ser superior a dos millones de euros. Cuando los proyectos se dirijan exclusivamente a inversores acreditados, el importe máximo anterior podrá alcanzar los cinco millones de euros.

  1. No podrán superar el 125%

Cuando una empresa recurre a la financiación participativa se marca un objetivo determinado de financiación. Sin embargo, no es anormal que a veces supere esa cantidad si su proyecto ha entusiasmado a los potenciales inversores. La ley establece que las empresas nunca podrán superar el 125% de la financiación que hayan solicitado.

Este punto ha generado molestar, ya que el crowdfunding es un sistema de todo o nada (si no consigues el 100% de lo que pides, no te llevas nada), con lo que las plataformas suelen recomendar a las empresas que sean al principio conservadoras en la cantidad que quieren captar.

Esquema de Crowdfunding

 

PLATAFORMAS DE CROWDFUNDING

  1. Supervisadas por la CNMV

Las plataformas de financiación participativa, al ser intermediarios financieros entre las empresas y sus inversores, pasan a estar supervisadas por la Comisión Nacional del Mercado Valores, que vigilará su funcionamiento. Las plataformas actuales tienen hasta finales de octubre para formalizar su alta.

  1. Sometidas al control del Banco de España

En el caso de las plataformas de crowdlending, al tratarse de entidades de crédito, estarán sometidas al control y supervisión del Banco de España.

  1. Mayores exigencias para operar en España

Las empresas de equity crowdfunding deberán constituirse con un capital social mínimo de 60.000 euros. Ahora bien, si en el último año han financiado proyectos empresariales por un valor superior a los dos millones, en ese caso su capital social mínimo será de 120.000 euros.

Además, deberán disponer de un seguro de responsabilidad social con una cobertura mínima de 300.000 euros por reclamación de daños y un total de 400.000 euros anuales para atender todas las posibles reclamaciones.

 

Vía | El Crowdfunding

Imagen | Ley de Fomento de la Financiación Empresarial Crowdfunding

Más información | Silicon News El Mundo

En QAH | Regulación del equity crowdfunding Ley Fomento Financiación Empresarial Crowdfunding

RELACIONADOS