Coaching y Desarrollo Personal 


7 Razones para dar un Giro en tu Vida (II)

 

En la primera parte de este artículo citaba algunas de las razones por las que puedes identificar un deseo de dar un giro a tu vida. Hoy continuamos con el resto de esas razones:

Estás resentido contigo mismo.

A menudo tu diálogo interno te habla negativamente de ti, recordándote cuántas veces no hiciste lo que debías, o hiciste lo que no debías. Todos esos “si hubiese…” no hacen más que recordarte cosas del pasado que ya ocurrieron y sobre las que no puedes (debes) hacer otra cosa que pasar la página o aprender de ellas. Si estás dispuesto a cualquiera de las dos, estás listo para un giro en tu vida o al menos para estar en paz. Alea jacta est.

Razones para darle un giro a tu Vida

Buscas un plan B.

Cuando tomamos conciencia de que “esto no es lo que yo quiero/quería”, “yo tenía otras ilusiones”, “¿esto es todo lo que hay?”, a menudo nos planteamos un “plan B”. Pensamos que si tuviéramos la oportunidad de comenzar de nuevo, lo haríamos de otra forma. Que si nos liásemos la manta a la cabeza y nos perdiésemos en una ciudad donde nadie nos conociese, todo sería distinto. Que si tuviésemos 20 años menos haríamos tal cosa… todo esto son excusas. Excusas para apaciguar la frustración que nos acarrea no haber hecho y no tener las narices de hacer ahora, lo que siempre quisimos hacer. Si no fuese así, ¿qué diferencia habría entre “comenzar de nuevo” en distintos lugares del planeta? ¿Qué diferencia hay para hacer lo que deseas, te conozcan o no, tengas 30 ó 50 años? Tienes más “ataduras” y menos tiempo quizá. Pero eso no es un impedimento real sino una excusa más. Simplemente tardarás más en conseguir lo que quieres. Hay miles de personas que han alcanzado el éxito después de los 40 o de los 50. Busca la historia del Coronel Sanders, KFC, por ejemplo. No busques planes B. El sol brilla igual en todas partes y tu pasión es la misma en Bilbao, Moscú, Bombay o Karachi.

 

Te asaltan dudas.

En lo más profundo tienes dudas, te haces preguntas. No tienes claro si debes tomar la iniciativa o no. Dudas si es el momento o no. Pero también sabes que quedarse anclado, no hacer nada, esperar por la nómina, un golpe de suerte o un cambio en tus circunstancias, no son la solución. Sabes que esto puede no llegar nunca a no ser lo tú mismo crees las condiciones para que suceda. La suerte no existe, es una cuestión de actitud. No dejes tu vida en manos del azar: irá a desembocar en un lugar distinto del que esperabas y seguramente no te guste.

 

Tienes miedo.

Miedo, temor, inseguridad, incertidumbre… es todo lo mismo. Barreras que nos ponemos a nosotros mismos para no salir de ese lugar tan cómodo en el que nos encontramos. Un lugar que, aunque no es lo que deseábamos, al menos tenemos todo más o menos seguro, nos sentimos arropados, nos da seguridad, estabilidad. Sabemos que día tras día, surgirán pequeños inconvenientes, los típicos. Pero en esa pequeña parcela del mundo, la nuestra, nos sentimos seguros. Nos sentimos seguros porque nos movemos en un entorno que dominamos, que conocemos: sabemos lo que hemos de hacer, tenemos todo bajo control. Salir de ese lugar, al que en Coaching llamamos metafóricamente Zona de Confort, es complicado. Y por lo general, ni siquiera nos lo planteamos… porque nos da miedo. Nos crea inestabilidad el simple hecho de pensarlo. Hacer cosas nuevas, aprender, cambiar, nos da miedo. Sólo lo hacemos cuando de verdad queremos superarnos. Salir de nuestra zona de confort nos ayuda a dejar de estar estancados, a desarrollar nuevas habilidades y a encontrar nuevos caminos.

Aquó te dejo un pequeño fragmento de la película “En Busca de la Felicidad”, con Will Smith:

Todas las anteriores son razones para desear un giro en nuestras vidas. Son señales que nos da nuestro inconsciente avisándonos de que deberíamos “despertar”. Pero el secreto no está en ninguno de los dos extremos: no está en tirarnos a la piscina temerariamente ni en esperar a que el cambio llegue por sí solo. El secreto está en tomar la iniciativa y en actuar. Dar un pequeño paso cada día puede resultar en un gran viaje. Y si no encuentras suficiente fuerza para hacer ese camino sólo, el segundo secreto está en encontrar un apoyo. El ser humano es un ser sociable por naturaleza y comparte sus experiencias. El mayor regalo de ser humanos, es compartir nuestra existencia con los demás.

 

Vía| End2EndCoaching

Más Información | Los límites y la proactividad, Superar nuestros miedos, sabiendo qué es el miedo, La felicidad es la ausencia de miedo (E.Punset, 20minutos)

Imagen| Girar 

En QAH| Creencias Potenciadoras y Limitadoras

Vídeo|  Estás aquí para ser feliz. Youtube 

RELACIONADOS