Economía y Empresa 


6 Consejos para evitar la bancarrota de su negocio

Cuando empezamos un negocio, nuestro mayor temor es fracasar y tener que cerrar nuestras puertas, y sabemos que no es suficiente con un espíritu empresarial para evitar la quiebra. Pensando en este miedo hemos identificado 6 consejos que le ayudarán a mantenerse alejado de la bancarrota.

De cada 10 empresas, seis cierran antes de completar 5 años, y no queremos estar entre estas 6 empresas, por lo que las acciones básicas pueden ayudarle cuando las cosas no van bien. Estos 6 consejos le ayudarán a mantenerse alejado de esta situación.

Analizar su flujo de caja y sus ventas

Cuando se está en un momento difícil, con la empresa en “rojo” lo primero que hay que hacer es analizar el flujo de caja para poder averiguar cuál es el motivo de la situación por la que se está atravesando. Si es la falta de entrada de efectivo (ventas), gastos innecesarios, o con costos muy por encima de lo posible, si no dispone de un flujo de caja bien organizado, tendrá que recopilar todo el historial de su empresa y analizarlo, por lo que es esencial disponer de un flujo de caja siempre actualizado. Además del flujo de caja se analiza los precios de venta, porque si se tiene un buen número de ventas, pero sin obtener beneficios, la asignación de los precios es errónea.

Después de analizar el flujo de caja, revisar la asignación del precio de venta y averiguar cuál es el problema, haga una estrategia para ponerle fin.

Una situación muy común y que compromete a cada empresa es el plazo del proveedor/cliente, esto ocurre cuando usted compra a su proveedor con un plazo corto y revende con un plazo más largo, por lo que tiene que pagar a su proveedor antes de recibir el dinero de su cliente. Si compró en efectivo, reciba en efectivo, si compró en 40 días, reciba en 30. Para que pueda darle a su cliente un plazo, tendrá que utilizar capital de trabajo, y para conseguirlo tendrá que recurrir a un banco y esto implicará intereses, que probablemente no serán transferidos a su cliente, por lo que es cuestión de tiempo caer en bancarrota por la falta de efectivo.

Reducir los costos y gastos operativos

Los gastos y costos muy altos, incluso con buenas ventas, dejan a la empresa con un flujo de caja negativo. Pero no se trata sólo de reducir los flujos de salida de efectivo, es esencial pensar correctamente en el costo/gasto que se reducirá, ya que estos pueden ser los responsables de atraer a los clientes hacia usted. Podemos dividir los costes en dos tipos: estratégicos y no estratégicos.

Los costos estratégicos son aquellos que optimizan los resultados de la empresa y aumentan las ventas, como la publicidad, la motivación de los empleados, los sistemas de gestión y todo lo demás que hará que su empresa sea mejor y más rentable. Los costes no estratégicos, por otro lado, son los costes que no contribuyen a la diferenciación de la empresa en el mercado, como el alquiler, el agua, la electricidad y otros gastos.

Renegociar deudas y plazos

Cuando tenemos una caja negativa, los flujos de dinero comienzan a ralentizarse y nos metemos en una bola de nieve, antes de que consiga dinero prestado, renegocie sus deudas. La iniciativa de renegociar le muestra al prestamista que usted está interesado en cumplir con sus compromisos y que es sólo una etapa por la que está pasando.

Comience negociando las deudas que más intereses representan. Recuerde que cuando renegocie y cumpla con la nueva negociación, pronto habrá planificado los siguientes pasos de su empresa para que no vuelva a caer en la bola de nieve.

También tiene la posibilidad de hacer un solo préstamo en una institución financiera con el valor general de su deuda, para poder pagar a todos sus acreedores y tener una sola financiación a pagar, pero en este caso es un poco peligroso y requiere una planificación más compleja.

Analizar sus productos y servicios

Si sus ventas están disminuyendo, y usted ya ha reducido todos los costos y gastos posibles, debe analizar su producto o servicio, ver si realmente está sirviendo a su cliente, si no está excedido, y si el precio es compatible con su mercado.

Siempre trate de innovar y de poner siempre a disposición de su cliente productos buenos y diferentes a los de su competencia, cuando usted tiene algo diferente y nuevo que aparece en el mercado tiende a atraer a más clientes y aumentar su cartera, pero recuerde que la innovación viene de la necesidad de su cliente, de nada sirve querer innovar en algo que a su cliente no le importa.

La innovación no tiene que ser sólo y directamente en el producto, también puede ser en su fabricación o ejecución (en caso de ser servicio), si optimizar los procesos e innovar puede traer un menor costo para la producción de su producto, pudiendo generar un mayor margen de ganancia.

Otra forma de aumentar su margen de beneficio es renegociando con sus proveedores y buscando proveedores que tengan un mejor precio. Trate de saber a quién le están comprando sus competidores y la cantidad que están pagando, puede ser que ellos estén pagando mucho menos que usted.

Mejore la relación con sus clientes

Quien trae el dinero a su empresa es su cliente, así que cuando se va, se lleva las ganancias y más clientes, porque todos sabemos que: “Un cliente insatisfecho es igual a 10 clientes perdidos”, así que observe cómo está su servicio, su embudo de ventas, la entrega de su producto, y todo lo demás que puede traer insatisfacción a su cliente.

Conseguir nuevos clientes siempre es bueno y puede mantener las ventas creciendo y esto le da sostenibilidad para que pueda hacer todas las correcciones mencionadas en otros consejos y dar aire para respirar.

Anticipar los problemas

Contar con un plan de negocio bien desarrollado ya le ayudará a evitar las malas fases en la empresa, pero aun así pueden ocurrir, por lo que siempre estará preparado para imprevistos, contar con un fondo de emergencia con empleados y otros fondos en los que usted considere necesario para poder dar seguridad a la salud de la empresa.

Implemente jerarquías y responsabilidades a sus trabajadores, un organigrama puede ayudar bastante en este sentido existen distintos tipos de organigramas que pueden ayudar como es el caso del organigrama funcional, el cual describe las funciones de cada cargo y adicionalmente demuestra la jerarquía en la empresa, un ejemplo de organigrama funcional:

Organigrama funcional

 

El seguro siempre es bueno, porque nunca sabemos cuándo algo se puede romper, prenderse fuego, un accidente de coche, etc., así que hable con el gerente de su banco para poder contratar un seguro bueno y barato.
Los problemas también pueden ocurrir durante el proceso de venta, así que también tenga en cuenta esto, porque lo que más le gusta al cliente que comprar es tener su problema resuelto rápidamente, así que tenga un servicio post-venta bien estructurado y un equipo enfocado en la resolución de problemas.

Vía|Elaboración propia
Imagen|(Organigrama de una empresa)

RELACIONADOS