Coaching y Desarrollo Personal 


La risa y la actitud positiva

 

Sonreír es una decisión

Sonreír es una decisión

Dice la Wikipedia sobre la risa: “respuesta biológica producida por el organismo ante distintos estímulos”.

Los beneficios inmediatos de la risa en el organismo son bastante conocidos: favorece el sistema inmunológico, es un entrenamiento cardiovascular, es un relajante muscular, reduce el estrés, mejora las relaciones sociales…

Podemos reírnos en una situación cómica o en una situación de mucho estrés: el típico “ataque de risa”. Pero como en todo, lo bueno está en el equilibrio. Un buen “ataque de risa”, cada 4 meses no deja de ser algo anecdótico por lo que sus efectos también serán algo momentáneos.

Evidentemente no se trata de tener ataques todos los días y en cualquier momento, pero sí de tener una actitud positiva. Si queremos aprovechar todos los beneficios de la risa, no podemos ir con cara de perro, de mal humor y quejándonos por todo. Tenemos que estar preparados para poder reírnos, si no lo hacemos, es como tratar de que nos toque El Gordo de Navidad sin jugar un número.

Pero, ¿qué es la actitud positiva? Para empezar hay que aclarar que ser positivo u optimista no es ser un ingenuo o no ser consciente de los problemas que tiene la vida. Tener una actitud positiva no está reñido con ser realista. Una actitud positiva no implica tapar los problemas, sino pensar soluciones. Una actitud positiva no trata de hacer desaparecer las dificultades sino, encontrar soluciones.

think positive[1]

La actitud positiva es un hábito que se va adquiriendo poco a poco, con pequeños ejercicios:

– Sonreír cada mañana ante el espejo.

– Ir reduciendo las veces que nos quejamos, trata escuchar noticias positivas: quejarse porque el paro ha crecido no ayuda a reducirlo y llevarse las manos a la cabeza cuando ocurre una catástrofe no te hace más solidario, pero sí te quitan mucha energía.

– Aprende a encontrar soluciones a los problemas, busca otras opciones, otras alternativas.

– Disfruta de los pequeños regalos de la vida: la sonrisa de tu hijo, el abrazo de un ser querido, la llamada de un amigo.

– Dedícate un tiempo para ti a lo largo del día, aunque sean 5 minutos mientras te tomas un café antes de entrar en el trabajo, pero que ese rato sea para ti, y sé consciente de ello.

– Disfruta de la naturaleza, cualquier pueblo o ciudad tienen en su periferia campos por los que dar un paseo o hacer una pequeña excursión.

Al principio puede que cueste un poco, porque tenemos otros hábitos, pero en cuanto entras en esa dinámica, vas necesitando tener esa actitud positiva que te permite disfrutar de cada momento de la vida y no esperar ese ataque de risa que nos libera unas cuantas endorfinas. ¡Crea adicción!

 

Imágenes| Sonrisas,  Pensando en Positivo

Más información| Éxito y Superación Personal. La sonrisa

Vía| Generando Talento 

 

RELACIONADOS