Economía y Empresa, Finanzas 


5 formas de cambiar el plazo de los préstamos

Una de las cuestiones que más deben interesar al solicitante antes de contratar cualquier tipo de préstamo es el plazo. ¿Por qué? Pues porque es uno de los factores que más influye en el precio de los créditos y es algo con lo que el prestatario tendrá que lidiar hasta que la vida del préstamo concluya

Cuando hablamos de los créditos, lo que suele interesar más al solicitante es el coste y las preguntas sobre los intereses, las comisiones, los seguros y los productos vinculados son las que abordan la cabeza del prestatario. Sin embargo, el plazo no se tiene tan en cuenta cuando realmente es un factor clave que puede determinar en gran medida el precio del préstamo y no se tiene en cuenta que cuanto más largo sea el plazo, más intereses pagaremos.

Al igual que existen en la actualidad varios tipos de préstamos personales, los plazos para estas clasificaciones también son distintos. Por ejemplo, en el caso de los minicréditos la vida del préstamo será de un máximo de 30 días normalmente, mientras que si se recurre a un crédito bancario, el solicitante podrá ver cómo paga unas cuotas durante un plazo que puede ser de hasta 8 o 10 años. Caso aparte es de las hipotecas que puede tener al prestatario pagando durante 20 o 30 años. Sin embargo, hay varios recursos que se pueden utilizar para modificar el plazo de los préstamos y que si se gestionan de forma correcta pueden beneficiar al solicitante a ahorrarse bastante dinero.

  1. Amortización anticipada

La amortización anticipada es una acción por la que la persona que ha contratado el crédito paga y, por lo tanto, acaba con la vida del préstamo  antes de lo que se había estipulado. Es decir, reduce el plazo abonando los intereses y el importe que todavía tenía que reembolsar antes de tiempo. En el caso de los minicréditos, muchas entidades ofrecen la amortización anticipada del mini préstamo gratuita. Algunos prestamistas de créditos rápidos de mayor importe también permiten esta variación del plazo a sus clientes. Sin embargo, muchos créditos bancarios penalizarán la amortización anticipada con una comisión, ya que consideran que dejan de ganar un dinero con el cliente con el que contaban cuando se pactó el plazo del préstamo. De la misma forma suele ocurrir con las hipotecas, donde reembolsar antes de tiempo el importe que resta suele conllevar una comisión.

  1. Carencia

Otra de las acciones que pueden modificar el plazo de un crédito es la carencia. Este concepto, el cual permite al solicitante estar durante una parte de la vida del préstamo sin pagarlo y que puede ser de capital o total, consiste en:

  • De capital: durante un periodo de tiempo, el cliente solo pagará los intereses de cada cuota, teniendo que abonar el capital que no haya pagado más adelante.
  • Total: a lo largo de un espacio de tiempo concreto, el cliente no pagará ni el capital ni los intereses de las cuotas. No obstante, más adelante tendrá que abonar el capital más los intereses que se hayan devengado durante la carencia.

Es propio de los préstamos bancarios que se conceden, por ejemplo, a estudiantes, ya que es una buena opción si el prestatario ve que durante un tiempo no va a tener suficiente liquidez para pagar. Las cuotas serán más y, por lo tanto, el plazo se alargará. También es habitual encontrar la carencia en las hipotecas.

Los plazos en los préstamos son muy importantes

Los plazos son muy importantes

  1. Extensión o prórroga

Quizás esta sea una de las formas más popular de modificar el plazo de un crédito. Mediante esta medida, el prestatario, antes de caer en el impago por el vencimiento del plazo, alarga la vida de mismo pactándolo con la entidad. La prórroga es típica y se ofrece como una ventaja en el sector de los minicréditos, mientras que en los préstamos personales bancarios e hipotecas es posible alargar el plazo pero con una negociación previa con el banco.

  1. Refinanciación

Otra opción que tienen los prestatarios para modificar la vida de sus créditos es solicitar una refinanciación. Este término permite al cliente la sustitución de un préstamo por otro para mejorar las condiciones del crédito y, por ejemplo, puede consistir en una ampliación del capital. La refinanciación es una opción más propia de los créditos bancarios e hipotecarios.

  1. Modificación de las cuotas

Por último, el beneficiario del préstamo tiene la opción de modificar con su entidad bancaria las cuotas del plazo, reduciendo el importe a pagar en cada una de ellas. Lo normal es que el banco permita pagar durante más cuotas, aunque, normalmente, cobrando una comisión por modificar el plazo. Cuantas más cuotas tenga el crédito, más largo será el plazo y más intereses se pagarán. La modificación de las cuotas no es aplicable a los minicréditos, puesto que estos se reembolsan de forma total en un único plazo.

Como se puede apreciar a lo largo del texto, es posible cambiar mediante varias acciones el plazo. No obstante, lo primero que debemos tener en cuenta es la relevancia que tienen los plazos de los préstamos en el precio final del mismo y por eso, antes contratarlos, se les debe dar la esencial importancia que tienen en el coste total del crédito. Conocer estos  conceptos puede ser fundamental para ahorrar dinero a lo largo de la vida de un crédito, pero más importante resultará darle al plazo la relevancia que tiene el plazo desde el principio.

Vía|Pepedinero

Más información|Abanfin

Imagen| Moneysolutions

En QAH|¿Qué es el descalce de los plazos?

RELACIONADOS