Coaching Profesional, Coaching y Desarrollo Personal 


5 breves consejos para mejorar tu impacto personal

Todos hemos querido sobresalir alguna vez o hemos intentado dar buena impresión a alguien para que nos recuerde en el futuro. Hay personas que, de manera natural, causan un gran impacto cada vez que interactúan con alguien. Esto puede deberse a sus características físicas o a que han desarrollado un gran carisma. Además, estas personas suelen ser recordadas durante más tiempo y todos tendemos a identificarlas con facilidad dentro de los grupos.

Dejar huella

Una buena capacidad de impacto personal puede ayudarte a ser recordado con más facilidad.

En ciertos contextos, el impacto personal resulta crucial. Si buscamos trabajo y durante un proceso de selección tenemos que realizar una dinámica de grupo, un buen impacto personal hará que la probabilidad de que nuestra candidatura sea considerada por el seleccionador aumente notablemente. En una reunión de trabajo, un impacto personal positivo hará que nuestros interlocutores se muestren más receptivos a nuestras opiniones. Y también nos permitirá captar la atención de alguien en particular cuando nos divertimos con nuestros amigos. En definitiva, desarrollar la capacidad de generar un impacto personal positivo nos permite controlar cuando queremos hacernos notar y cuando queremos pasar desapercibidos.

Si quieres mejorar el impacto que generas en otras personas, puedes seguir los siguientes 5  consejos:

1.-  Habla claro. Para enviar un mensaje claro debes controlar dos cosas: la forma en la que transmites el mensaje. Tómate tu tiempo al hablar. Evita hablar demasiado rápido y recuerda que hacer un silencio antes de anunciar algo importante ayuda a acentuar el mensaje; la estructura de la información. Procura mantener un discurso coherente. Ten en cuenta que tu interlocutor no sabe lo que estás pensando. Muchas veces hay información que puede resultarte evidente pero en realidad no lo es. Si tu interlocutor no puede seguirte porque das la información demasiado rápido o porque no puede comprenderla, perderás su atención y no generarás impacto.

2.- No repitas. No llenes silencios diciendo algo que ya has dicho. Es mejor enviar el mensaje una vez y esperar a que tu interlocutor te pida una aclaración. Cada vez que lo repites, tu mensaje se devalúa y se asocia a una falta de preparación o, lo que es peor, de capacidad.

3.- Se asertivo. Di lo que quieres decir. Se educado pero ve al grano. No tengas miedo de decir lo que estás pensando. Al hacerlo, darás libertad al resto para hacer lo mismo.

4.- No te apegues a tus ideas. Por muy contento que estés con la idea que has tenido, si estás hablando con alguien que te ha argumentado razonadamente que tu idea no es tan buena como creías, no la defiendas a capa y espada. Déjala madurar un tiempo y absorbe las críticas. Mostrarte flexible y razonable hará que tu interlocutor se sienta escuchado y él también te escuchará. Además, ceder de vez en cuando hará que los demás también cedan cuando tus argumentos sean más poderosos.

5.- Controla tu comunicación no verbal. Mira a los ojos cuando hables. Si hablas con varias personas, descansa la mirada unos segundos sobre cada interlocutor. Si estás sentado, intenta tener las manos a la vista para transmitir seguridad y honestidad. Si estás de pie, gesticula lentamente y procura enseñar las palmas de las manos. Cuando escuches, haz que se note. Mira con atención y asiente de vez en cuando.

Más consejos sobre cómo mejorar tu impacto personal y mantener un discurso atractivo en el siguiente vídeo:

Vía|Powerful speaking, “Julian Treasure”; “La comunicación no verbal”, Flora Davis

Imagen| Dejar huella

Vídeo| Como hablar para que las demás personas escuchen / How to speak so that other people listen, Julian Treasure

RELACIONADOS