Cultura y Sociedad 


42.195m desde Maratón hasta nuestros días

Al mensajero Phillípides,  después de un duro día de combate contra los persas no le queda más remedio que emprender una carrera hasta Atenas donde entregar y  extender lo más rápido posible el mensaje de la victoria. Ni móvil, ni twitter ni ninguna red social a mano.  A su frente, sólo una fatigosa distancia de 40 km  desde las costas de Maratón.

Plutarco, el gran contador de historias, allá por el año 70 d.C también entregó otro mensaje, el de esta valerosa gesta que costó la vida a Phillípides, que dio nombre a este importante evento y que hoy más de moda que nunca sigue enfundando en sus zapatillas  a miles y miles de personas que se lanzan atraídos en muchos casos por la belleza y originalidad de los recorridos a participar de los 42.195m que actualmente distan las maratones. La actual distancia obedece  a un capricho de la familia real británica durante los JJ.OO. de 1908 a quienes para resguardarse de la lluvia no se les ocurrió otra cosa que alargar un poquito el recorrido original y hacer que éste acabara en el Palacio de Buckingham. De haber sido así en su día, Phillípides posiblemente nunca hubiera entregado su mensaje.

Ya le hubiera gustado al soldado ateniense  estar acompañado  por los miles de corredores que cada año logran hacerse con uno de los 43.000 dorsales disponibles para participar en la maratón de Nueva York, aunque son más de 100.000 las solicitudes para participar en  la maratón más famosas del mundo que una vez al año toma Manhattan convirtiendo la proeza en una experiencia vital más allá del deporte. Quizá el mensajero de la victoria no atravesó paisajes tan espectaculares como los de la Isla volcánica de Pascua, la Muralla China o los suntuosos glaciares emergiendo del agua que se contemplan durante la maratón de Nuuk en Groenlandia.  Aquella primera maratón nos consta, fue durísima y que una vida fue sacrificada, aunque también hoy muchos no dudan en  superar la epopeya  en el recorrido por la Antártica donde los corredores se exponen a ser víctimas de un temible pájaro depredador, el skua. Desde luego, nada que ver con el recorrido de cuento de hadas que propone la Walt Disney World Marathon.

2011 y el keniata Geoffrey Mutai  vuelven a regalarnos en Boston un nuevo record, su marca de 2h.03:02 ha mejorado casi en un minuto la anterior del etíope Haile Gebreselassie (Berlín 2008) aunque su record está aun pendiente de ser ratificado al no cumplir el recorrido los requisitos para records mundiales. Para la gran mayoría sin embargo  ya es un record el alcanzar la ansiada línea de meta, el corredor griego se hubiera conformado con llegar vivo

La realidad hoy es que el running  no para de sumar adeptos, son muchas las marcas comerciales, las instituciones benéficas y las pequeñas y grandes causas las que no han dudado en aprovechar el tirón de este deporte de masas. Hoy también, la Runners world,  nos habla del Green Running  y nos propone una infinidad de opciones, empezando por las carreras 2k y 5k  a lo largo y ancho del globo. Los maratonianos  hoy no corren por deber,  los mueven  retos personales o la búsqueda de  experiencias vitales.  Aunque  también hay quien diga que correr es de cobardes.

 

Vía| Corredores Populares

Más información| Runner´s world

En QAH| Rick Hoyt: una historia de autosuperación

Imagen| Wikipedia

 

 

 

RELACIONADOS