Historia 


La piedra Rosetta, descubierta tal día como hoy

La piedra Rosetta, expuesta en el Museo Británico

El 15 de julio de 1799, hace 212 años, tropas francesas al mando de Napoleón Bonaparte descubrieron una antigua estela egipcia de granodiorita con texto grabado que proveyó la clave para el entendimiento moderno de los jeroglíficos egipcios. El texto contenido en la Piedra Rosetta corresponde a un decreto dictado por un consejo de sacerdotes e integra una serie de decretos que ratifican el culto real de Ptolomeo V, de 13 años de edad, en el primer aniversario de su coronación. La magnífica cualidad de esta estela es que el decreto que guarda está escrito por partida triple, en jeroglífico (acorde a un decreto sacerdotal), en demótico (la escritura nativa de uso diario) y en griego (el idioma del gobierno). De esta manera, su importancia para la etimología es enorme, ya que al poco tiempo del final del s. IV a.C., cuando se dejaron de utilizar jeroglíficos, el conocimiento sobre cómo leerlos y escribirlos se perdió.

No fue sino a comienzos del s. XIX, unos 1400 años después, y gracias a la estela de Rosetta, los científicos lograron descifrarlos utilizando las inscripciones en griego contenidas en la piedra. Thomas Young, un físico inglés, fue el primero en demostrar que los jeroglíficos de la Piedra Rosetta correspondían a los sonidos de un nombre real, el de Ptolomeo.
Las principales ventajas para su desciframiento fueron, así pues, las siguientes: en primer lugar, reconocer que la piedra ofrecía el mismo texto en tres idiomas distintos con sus tres escrituras correspondientes (1799), y que por tanto era de carácter plurilingüe; en segundo lugar, que el texto demótico usaba caracteres fonéticos para deletrear nombres extranjeros (1802); en tercer lugar, que el texto jeroglífico hacía lo mismo, y que había similitudes generales con el texto demótico (Thomas Young, 1814); y por último, que el texto contenía nombres extranjeros con caracteres fonéticos, que también fueron usados para deletrear palabras egipcias (Champollion, 1822-1824).

Jean- François Champollion

De esta manera, fue el científico francés Jean- François Champollion, más de veinte años después del descubrimiento de la pierda, quien comprobó que los jeroglíficos reproducían el sonido del idioma egipcio y sentó las bases de nuestro conocimiento sobre el idioma y la cultura del antiguo Egipto; dándole a la piedra, hasta entonces de importancia relativa, la trascendencia Universal que hoy tiene y que tuvo.

Como decíamos, el descubrimiento fue a cargo de soldados del ejército napoleónico, capitaneados por Pierre-François Bouchard, en tal día como hoy del año 1799, mientras excavaban en los cimientos de un anexo de un fuerte cerca de la ciudad de el-Rashid (Rosetta). Ante la derrota de Napoleón en Egipto, la piedra pasó a manos de los Ingleses bajo el Tratado de Alejandría (1801) junto con otras antigüedades descubiertas por los franceses.
La Piedra Rosetta está en exhibición en el British Museum desde 1802. En el lado izquierdo lleva una inscripción con pintura blanca que dice «Captured in Egypt by the British Army in 1801» (Capturada en Egipto por el ejército británico en 1801), y en el derecho otra inscripción, «Presented by King George III» (Presentada por el rey Jorge III).
RELACIONADOS