Cultura y Sociedad, Patrimonio 


25 años de la muerte de Basquiat

Glenn

Glenn. 1984

Este agosto de 2013 se cumplen veinticinco años de la precoz muerte del artista Jean Michel Basquiat, uno de los iconos más importantes dentro del arte actual, además de tener el título del artista negro más codiciado de la historia. Su corta vida no fue un impedimento para convertirse en el centro de las miradas de los círculos más importantes de Nueva York.

Su trayectoria es muy interesante, debido a que es uno de los primeros artistas que pasó del graffiti a vender su obra. Nació en Brooklyn en  1960, en una familia de clase media-alta, al contrario de lo que suele pensarse en muchas de sus biografías. El ferviente racismo ha hechos mella en la historia de Basquiat, creando una imagen de un joven negro sin dinero que eclipsó casi de la nada al conjunto de la crítica de Nueva York.

En 1976 comenzó a pintar graffitis en las calles de Manhattan, que consistían en frases de crítica social colocadas en distintos puntos de la ciudad. Su firma era SAMO, diminutivo de “Same Old Shit”. Su carrera artística dio un cambio en 1980, cuando participó en una exposición conjunta en Times Square. A partir de ahí consiguió que Annina Nosei, una de las galeristas más importantes de la ciudad, le diera un lugar para exponer su obra, sabiendo desde un principio que estaba ante un genio de la pintura.

Notary. 1983

Notary. 1983

La pintura de Basquiat no es fácil de descifrar. Tomará las bases de la vanguardia más importante del siglo XX, como el expresionismo abstracto, o el primitivismo, para adaptarlo a una nueva visión. Esas formas primitivas se ensalzan entre colores llamativos y frases de crítica social, muchas veces con referencias al racismo. Esta mezcla nos dejará un lenguaje neoexpresionista, que juega con las apropiaciones de imágenes características del pop. En sus obras podemos observar que en ocasiones parecen inacabadas, y es que este es un rasgo muy característico de Basquiat. Él nunca estaba contento con el resultado final de la obra, y por ello la cambiaba una y otra vez, añadiendo o quitando partes de la misma.

Uno de los hechos más importantes que lo aupó en el mundo del arte fue su amistad con Andy Warhol, el que sin duda era el icono de artista pop más importante del momento. Basquiat dejó a su galerista Nosei para irse a trabajar con Warhol, y la muerte de éste en 1987 supuso un durísimo golpe para él. Si el consumo de drogas había sido algo habitual en Basquiat, después de la muerte de Warhol se convirtió en un grave problema. Una profunda depresión, su propio éxito y la aceptación de la crítica llevaron a Basquiat a morir de sobredosis aquel 12 de agosto de 1988, entrando así en ese gran grupo de grandes personalidades muertas con sólo 27 años.

Su figura sigue siendo en la actualidad un icono, y sus obras son cada vez más codiciadas dentro del mundo del arte. Las referencias a Basquiat en la cultura actual son numerosas, pero la más importante sea quizás la película que dirigió su también amigo y artista Julian Schnabel en 1996, Basquiat. Se trata de una visión personal y desgarradora de la vida de Basquiat, donde participaron grandes personalidades como el cantante David Bowie, que hizo el papel de Andy Warhol en el film.

 

Vía| Basquiat

Más información| ElMundo

Imagen| Basquiat, Glenn, Notary

Vídeo| YouTube: Basquiat (1996)

RELACIONADOS