Patrimonio 


2018, un buen año arqueológico

En esta entrada de final de año, en el apartado de arqueología de qué aprendemos hoy vamos a hacer un resumen de todo lo que hemos hablado durante estos últimos 11 meses. Porque la arqueología en España nos ha dado montones de noticias y nos sigue dando información día tras día.

Me gustaría dividir estos 11 meses de noticias arqueológicas en cuatro grandes grupos: nuevos descubrimientos, grandes restauraciones, denuncias de patrimonio y expolios y reinterpretaciones de monumentos.

Palacio de Al-Mutamid, el rey poeta

Hemos tenido viejos conocidos a lo largo del año, como el yacimiento del Turuñuelo o el mosaico de los Amores de Zeus, de los que hemos hablado en años pasados pero siguen ofreciendo noticias, y siguen abriendo pequeñas ventanas al pasado. También hemos tenido grandes clásicos del patrimonio, como la Giralda de Sevilla o la mezquita de Tornerías en Toledo.

Sobre los nuevos descubrimientos acontecidos a lo largo del año, cabe destacar sobre todo el que pudimos comentar en el mes de julio sobre el palacio de Al-Mutamid, el rey poeta, en Sevilla. Pese a que se sabía que ese edificio podía estar ahí, la sorpresa fue mayúscula. Todo lo que supone desde el punto de vista de la información que va a ofrecer a todos los niveles es relevante y tremendamente importante. Otro de los grandes descubrimientos realizados este año ha sido la localización del arco Jano que marcaba la entrada a la Bética Romana en Mengíbar, Jaén.

Restauración de la Giralda

Acerca de las grandes restauraciones llevadas a cabo a lo largo y ancho del país, nos detuvimos mucho en hablar de la de la Giralda de Sevilla y la decisión del IAPH de restaurar el mosaico de los Amores de Zeus de Plaza de Armas. También en aquella pieza estuvimos hablando de la conservación y restauración de los baños árabes de Córdoba. A día de hoy, la restauración de la Giralda sigue adelante en otro de sus lienzos, y en la primavera del año próximo estará preparado para volver a su sitio el mosaico, tras haberse limpiado y restaurado y, por supuesto, haber recabado toda la información posible.

Efebo de bronce de Pedro Abad

Sobre las noticias relacionadas con denuncias de patrimonio, expolios y destrozos, tuvimos una con final feliz, la del mes pasado, en la que hablábamos de los efebos de Pedro Abad. Lamentablemente, no todas tienen el final feliz que han tenido estas dos esculturas. Como comentábamos en la propia noticia del mes de noviembre, hemos pasado gran parte de 2018 denunciando en redes sociales y en medios de comunicación expolios y delitos contra el patrimonio, como los acontecidos en la provincia de Soria, entre otros. Este tipo de expolios son doblemente dañinos: por una parte privan a la gente del patrimonio nacional que es de todos, y por otra parte quitan turismo a la zona, con lo cual la despoblación y la desprotección del patrimonio local sigue adelante. El caso, también, de la destrucción de la necrópolis visigoda que había en Vicálvaro (Madrid) ha sido un duro revés de final de año para todos los amantes del patrimonio.

Interior de la mezquita de Tornerías

Un caso muy curioso que hemos sufrido este año en varias ocasiones ha sido el de la reinterpretación de monumentos, como ha sido el caso de la mezquita de Tornerías en Toledo. Siempre resulta muy llamativo y bastante polémico desposeer y ofrecer otro estatus diferente a un edificio que desde tiempos pretéritos se considera una cosa y, tras ser analizado minuciosamente por profesionales, de repente no eran lo que se creía que era sino algo distinto. Estaba ahí todo el tiempo y no lo veíamos, porque nos cuadraba lo que nos habían dicho siempre. En este caso, el trabajo de profesionales como restauradores, arqueólogos e historiadores del arte es fundamental para marcar diferencia y llevar adelante un cambio tan delicado con todo el rigor que se merece.

En general, podemos decir que este año que cerramos, 2018, ha sido un muy buen año para la arqueología, para la concienciación social y para el patrimonio. 2019 nos espera ahí delante, en menos de 15 días, lleno de nuevas sorpresas y dándonos más información de lo que fuimos, que nos servirá para construir lo que somos. Desde este rincón arqueológico perteneciente a patrimonio,

¡felices fiestas y próspero año nuevo!

RELACIONADOS