Cultura y Sociedad 


200 años con Dickens

El gusto por la lectura, por las vidas que suceden en otra dimensión, las que nosotros mismos podemos vivir cuando nuestra mirada pasea por las calles de letras que llenan de tinta un libro, es algo que se les intenta inculcar a los niños desde pequeños.

Charles Dickens

Autores como Roald Dahl, con su maravillosa “Matilda”, han retado, durante décadas, a mayores y pequeños para que se adentrasen en los mundos fantásticos que ellos habían creado para nosotros. Hoy, vengo a hablaros de uno de esos autores, del novelista Charles Dickens.

En febrero de este año, 2012, se celebró el 200 aniversario del nacimiento del gran Charles Dickens, el novelista inglés más célebre de todos los tiempos, que con sus letras y sus historias nos dejó el mejor legado posible, una extensa obra capaz de trasladarnos a la Inglaterra del siglo XIX con todo lujo de detalles.

Nacido en Portsmouth, Inglaterra, Dickens dedicó su vida a dejar constancia de los hechos que ocurrían en la época a través de sus novelas ficticias que, cargadas de realidad, hacían una majestuosa crítica a la sociedad victoriana del siglo XIX.

Teniendo en cuenta la situación económica de la población, los libros no resultaban asequibles, por ello, Dickens, escribía sus novelas por entregas, semanales o mensuales, que se vendían con los periódicos. Posteriormente, toda su obra se recopiló en diferentes libros.

Oliver Twist

Charles  Dickens ha sido siempre conocido como el maestro de las descripciones, sus novelas tienen un leguaje muy rico gracias a esto, puesto que el autor era capaz de encontrar un sin fin de palabras con las que crear en la mente del lector la imagen perfecta del lugar, el objeto o la persona de la que estaba hablando. Supo adaptar su escritura al tipo de publicación, intentado rentabilizar su trabajo, el cual era pagado por número de palabras por entrega, algo que podría explicar la extensión de esas famosas descripciones. Mantuvo al lector expectante entre entrega y entrega y fue fiel a los principios que le habían motivado a escribir, la denuncia de una época que se le antojaba complicada. No eran años para ser niño, él sufrió esos momentos y, de forma autobiográfica, incluyó pasajes de su propia vida en todo lo que escribía.

Su ironía, su autenticidad, la fuerza y trascendencia de sus obras son algo que siempre quedarán patentes en el recuerdo del maestro. Al igual que sus personajes, conocidos por todos, que cobran vida en cada palabra escrita por el autor. Mr. Scrooge y su odio a la Navidad, David Copperfield y su forma de sobrevivir, Oliver Twist el niño convertido en carterista, La pequeña Nelly y el almacén de antigüedades… Y miles de personajes más que poblaron sus novelas y que, aún hoy, viven sus desventuras en la fantasía de los que seguimos fieles a Dickens.

 “Él fue un simpatizante del pobre, del miserable y del oprimido, y con su muerte, el mundo ha perdido a uno de los más grandes escritores ingleses.”

                                                                                 Epitafio de Charles Dickens

http://youtu.be/f_WCGCsYh54

 

Imagen| Charles Dickens, Oliver Twist

Vídeo| Youtube: The Life of Charles Dickens (BBC)

RELACIONADOS