Cultura y Sociedad, Historia 


1968: La matanza de Tlatelolco. Una breve reflexión sobre la dictadura de partido y el PRI

tlatelolco_aniversario

Ejército mexicano reprimiendo a los manifestantes.

El 2 de octubre de 1968 el Ejército Mexicano, siguiendo las ordenes del gobierno, reprimió ferozmente una marcha pacífica del movimiento estudiantil que protestaba contra el autoritarismo y la falta de garantías democráticas en el país. Esta sangriento episodio se sucedía en un ambiente preolímpico que situaba todos los focos en el país y vino a representar la ruptura de un gran porcentaje de la población con el PRI, el gobierno en el poder desde su fundación en 1929.

Este suceso nos permitirá esbozar en este artículo un fenómeno de gran interés de la realidad política mexicana: la dictadura de partido del PRI. Y es que las condiciones del gobierno mexicano bajo la hegemonía del PRI, suponen, en cierto modo, una originalidad política.

Desde un punto de vista histórico, el PRI nace como proyecto aglutinador de todas las fuerzas políticas mexicanas en el contexto posterior a la Revolución, de la mano de Plutarco Elias Calles. Este primer proyecto de carácter fuertemente personalista se denominó inicialmente como Partido Nacional Revolucionario y se estructuró en gran medida como una organización fuertemente clientelar. Lo que fuera el PNR, cambió de nombre y de posicionamiento ideológico, enmarcándose dentro de una tendencia socialista estatista, bajo el gobierno de Lázaro Cárdenas, cuando pasó a denominarse Partido de la Revolución Mexicana en 1938; estos fueron los tiempos de la nacionalización del petroleo, de la reforma agraria y de las estrategias económicas nacionalistas, pues las políticas del PRM se estructuraban en torno a la protección de la economía nacional, al rechazo del control de los recursos naturales por parte de las compañías extranjeras (estadounidenses en su mayoría) y al intento de acabar con la dependencia.

A pesar de este claro posicionamiento inicial, en 1946, y con la balanza de poderes interna decantada hacía el espectro de la derecha política, el PRM cambiaría finalmente su nombre a Partido de la Revolución Institucional, y daría comienzo a una hegemonía política que duraría hasta el año 2000.

pri

PRI, el partido que ocupó el poder en México durante 71 años

La forma de gobierno del PRI y su capacidad de perpetuación en el tiempo solo puede entenderse a través de tres grandes ejes: el fraude electoral sistemático, que eliminaba cualquier posibilidad de victoria electoral a la oposición; la represión, que alcanza su punto más alto en Tlatelolco, pero que era consustancial al modelo de construcción del poder del gobierno; y la limitación de las garantías democráticas. Estos tres elementos serán los catalizadores de la movilización ciudadana de 1968, estructurada en torno a un fenómeno global (las movilizaciones estudiantiles de los años 60 como respuesta contra-cultural al orden de post-guerra) pero fuertemente potenciada por las condiciones propias mexicanas.

Como hemos dicho anteriormente, esta forma de gobierno es conocida como dictadura de partido, pues se caracteriza por tener un partido dominante, el PRI, que se apropia del aparato estatal y lo convierte en una herramienta para perpetuarse en el poder. Por otra parte, por la propia naturaleza aglutinadora del PRI, las distintas familias, o tendencias políticas, del propio partido se van turnando en la cuota de poder, creando un dinámica ideológica pendular.

Así pues, la manifestación de 1968 en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco nos permite observar la tensión social que se vivió en el país centroamericano cuando las prácticas políticas del PRI comenzaron a ser vistas por gran parte de la población como represivas y antidemocráticas, en un contexto mundial de gran efervescencia  de cambio.

 

Vía| LUCENA SALMORAL, M. (coor.), “Historia de Iberoamérica III”, Historia Contemporánea,Madrid, 2008.

Imagen| Ejercito mexicano, PRI

RELACIONADOS