Cultura y Sociedad, Historia 


1943-2013: 70 aniversario de la batalla de Krasny Bor.

El próximo 10 de febrero se cumplen 70 años del inicio de la batalla de Krasny Bor. Este acontecimiento marcó de manera oficial el fin de la intervención española en el tierras rusas. Para unos, aquellos con mayor fortuna, significó el retorno al hogar después de dos largos años de intensos y feroces combates. Para otros, representó el inicio de un largo cautiverio en los campos de concentración soviéticos, situación que, en algunos casos se prolongó hasta 1954, año en el que llegaron a España, procedentes de la ciudad ucraniana de Odesa, los últimos voluntarios de la «Blau Division».

Divisionarios atacando un tanque soviético T-34.

Divisionarios atacando un tanque soviético T-34.

El 22 de junio de 1941, Alemania puso en marcha la «Operación Barbarroja», una ambiciosa ofensiva militar contra la Unión Soviética para la que se movilizaron, aproximadamente, 3.200.000 hombres. Comandados por los generales von Leeb, von Bock y von Runstedt, los ejércitos alemanes iniciaron un rápido avance sobre territorio enemigo poniendo en práctica la llamada «Blitzkrieg» o «guerra relámpago». Desde el frente, pronto comenzaron a llegar a Berlín numerosas noticias sobre el éxito de la invasión. Miles de prisioneros quedaban en retaguardia una vez rendidas las bolsas formadas tras la perfecta aplicación de las tácticas de ataque en pinza de las divisiones acorazadas, apoyadas constantemente desde el aire por la Luftwaffe.

En Madrid, esta noticia fue recibida con entusiasmo y un numeroso grupo de personas, jóvenes falangistas y estudiantes del SEU en su mayoría, todos ellos de profundas convicciones anticomunistas, se lanzaron a las calles al grito de «¡Rusia es culpable!». A partir de este momento, se inició un proceso de reclutamiento de voluntarios que culminó en la configuración de la «División Azul» o «Blau Division», bajo el mando del general Agustín Muñoz Grandes. Compuesta, según los estudios de Kleinfeld y Tambs por un total de 17.909 hombres, esta fuerza de combate, inexperta en su mayor parte y carente de disciplina militar, emprendió su andadura hacia el frente oriental desde la Estación del Norte, en Madrid. Corría el mes de julio de 1941.

Soldados de la División Azul en formación.

Integrada en el seno de la Wehrmacht o ejército alemán como la «División 250», tuvo un protagonismo especial dentro de la batalla de Krasny Bor. Tras sus actuaciones en el frente del río Volchov y el lago Ilmen, la División Azul fue destinada a las proximidades de Leningrado (actual San Petersburgo). Allí, en uno de sus arrabales, conocido como Krasny Bor, las tropas españolas llevaron a cabo una férrea defensa de las posiciones que se les había asignado tras el inicio, el 10 de febrero de 1943, de una contundente ofensiva soviética de fuego artillero en la que tomaron parte unos 800 cañones. Fue en este campo de batalla donde los voluntarios españoles sufrieron un mayor número de bajas. Como ejemplo, recordar la compañía de zapadores del capitán José Luis Aramburu Topete que, compuesta inicialmente por 172 hombres, quedó reducida a tan solo 32 efectivos.

No obstante y pese a los enormes esfuerzos militares y humanos desarrollados por la División Azul en el frente ruso, Alemania estaba ya a estas alturas de la II Guerra Mundial en una posición de repliegue y de inminente retirada hacia el oeste. En este sentido, España inició la repatriación de su cuerpo de voluntarios el 25 de septiembre de 1943, permaneciendo junto a las fuerzas alemanas un pequeño destacamento del mismo. Fue la conocida como «Legión Azul», dirigida por el coronel García Navarro e integrada por tres banderas de 500 hombres.

 

Vía| KLEINFELD, Gerald R. y TAMBS, Lewis A.: La División Española de Hitler: la División Azul en Rusia, Madrid, 1983.

Más Información| CABALLERO JURADO, Carlos: Morir en Rusia: la División Azul en la batalla de Krasny Bor, Valladolid, 2004.

Imagen| Divisionarios atacando un tanque soviético T-34; Soldados de la División Azul en formación.

RELACIONADOS