Historia 


125 años de la muerte de Van Gogh

Autoretrato de Vincent Van Gogh

Autoretrato de Vincent Van Gogh

Siempre que comienza un año es habitual repasar las efemérides históricas que llegarán en los próximos doce meses. Acontecimientos históricos que recordar, aniversarios del nacimiento o la muerte de grandes personajes o instituciones… Este 2015 llega cargado de efemérides, una de ellas será el próximo 29 de julio cuando se cumplirán 125 años de la muerte del genial pintor Vincent Van Gogh, uno de los más grandes de la historia del arte. La Fundación Europea Van Gogh, dedicada a proteger el legado del artista, ha decidido conmemorar su figura bajo el lema “125 años de inspiración”, así que nos sumamos a estas celebraciones.

Ya se conocen detalles de en qué consistirá la conmemoración del 125 aniversario de la muerte del pintor holandés, quien se suicidó a la temprana edad de 37 años. Distintas ciudades de Holanda, Bélgica, Francia, Inglaterra y España acogerán exposiciones con obras de Van Gogh. Incluso se creará un carril bici inspirado en su obra en Eindhoven. En España, el  Museo Thyssen dedicará una muestra compuesta de cinco obras al genial pintor holandés. Será a partir del día 11 de enero y la exposición contará con cuatro óleos y una litografía del pintor.

Vincent Van Gogh en Groot-Zundert, Países Bajos, en 1853. Era el mayor de seis hermanos y desde joven mantuvo una relación muy estrecha con su hermano Theo, que tenía cuatro años menos que él. Se conserva la correspondencia del pintor con su hermano Theo, unas 650 cartas. El pintor se educó hasta los 16 años en un internado privado. Después entró a trabajar como aprendiz en la galería de arte francés Goupil & Cie que fundó su tío Vincent en La Haya. Con 20 años, en 1873, Van Gogh se muda a Londres. Allí sufre un desengaño amoroso que le llevó a encerrarse en sí mismo y a desarrollar la personalidad solitaria que marcaría su vida. Se sabe que también se enamoró perdidamente de una prima suya y, tiempo después, de una prostituta embarazada.

El artista trabajó durante un tiempo en las minas de Borinage. Uno de los aspectos más fascinantes de su vida es que siempre estuvo acompañado por el pincel y el lienzo, de tal forma que cada capítulo de su vida está reflejado por su pintura. De esta forma, pintó algunos cuadros de sus compañeros mineros, profesión que eligió Van Gogh después de intentar estudiar teología. Se sabe que el artista era muy religioso, de tal forma que su trabajo como minero en condiciones extremas se combinó con su labor evangelizadora como misionero en unas minas de Bélgica. Van Gogh fue deteriorándose física y mentalmente. En 1876 viajó hasta París para reunirse con su hermano Theo y volcarse definitivamente en la pintura. Gracias a Theo, que era marchante de arte, conoció a pintores impresionistas como Pissarro, Seurat o Gauguin, con quienes compartió su visión del arte, su interés por el color y por plasmar la naturaleza.

Dos trabajadores del Museo Van Gohg en Ámsterdam colocan el cuadro "Los girasoles"

Dos trabajadores del Museo Van Gohg en Ámsterdam colocan el cuadro “Los girasoles”

Van Gogh alquiló una casa en Arles para convivir con otros artistas. Esta épica se considera la más prolífica del genio holandés. En 1888 sufrió una de sus primeras grandes crisis nerviosas en la que se cortó parte de una oreja. Fue durante la Navidad de aquel año en una discusión acalorada con Gaugin que, después de haber bebido demasiado ambos, acabó con Van Gogh arrancándose el lóbulo de una oreja. Su salud mental fue desde ese momento la gran preocupación del pintor holandés, quien reclamó en abril de 1889 ser ingresado en un hospital psiquiátrico por el miedo a no poder pintar más. Van Gogh retrató en algunas de sus obras a los médicos que le atendieron o la habitación donde estuvo internado. Siempre con el lienzo como fiel compañero, siempre con el pincel en ristre. En mayo de 1890, aún no recuperado de su crisis mental, Van Gogh vuelve a París y se reúne con su hermano Theo, quien le recomienda recibir un tratamiento homeopático en Auvers-sur-Oise, dicen que por consejo de Picasso.

Hasta allí se desplazó Vinent Van Gogh, quien fue atendido por el doctor Paul-Ferdinand Gachet, que también era pintor. El artista reflejó la vida de este pueblo en sus últimas obras. A pesar de que el médico consideró que el genial pintor estaba ya recuperado, Vincent Van Gogh no logró salir de la nube negra en la que le sumió la depresión y sus sentimientos de culpa y de fracaso. El 27 de julio de 1890, el artista se disparó en el pecho, al sentirse una carga para su querido hermano. Dos días después, falleció uno de los mayores genios de la historia del arte, quizá el mayor referente de la pintura del siglo XIX. Murió joven y angustiado tras pintar unos 900 cuadros y más de 1.600 dibujos. La pintura siempre le acompañó, pero sólo tras su muerte, provocada en parte por su sensación de fracaso profesional, se reconoció su maestría. “Yo no tengo la culpa de que mis cuadros no se vendan. Pero llegará el día en que la gente se dará cuenta de que tiene más valor de lo que cuestan las pinturas”, escribió Vincent Van Gogh a su hermano en una de sus cartas. Su hermano Theo murió sólo seis meses después.

Vía| Biografiayvidas

Más información| Arteehistoria

Imágenes | Biografiayvidas y Tugranviaje

 

RELACIONADOS