Coaching Profesional 


10 errores en el lenguaje corporal en la entrevista de selección

entrevista

10 errores en el lenguaje corporal en la entrevista de selección

Cada uno de nosotros somos como un inmenso luminoso que con nuestra gestualidad generamos miles de señales a nuestro interlocutor. Sólo en ese paseíllo de la puerta a la mesa de reunión facilitamos multitud de informaciones.

1. No invadas el espacio personal del entrevistador

Respeta el espacio de tu entrevistador o de otros candidatos. Si llevas maleta o abrigo, no lo coloques encima de la mesa. De tener una tableta o cuaderno de notas puedes utilizarlo o dejarlo abierto, pero no llenes la mesa con otros utensilios ajenos (móvil, carpeta, bolso, funda de gafas, etc.).

2. No cruces los brazos

Muchos candidatos saben que no deben “resbalarse” en la silla y cruzar los brazos, pues denota pasividad. Cuando estamos inclinados hacia delante y cruzamos los brazos, lo que mostramos es “pasotismo”.

3. Jugar con el pelo

Tanto en hombres como en mujeres jugar con el pelo se puede interpretar de muchas formas, y ninguna de ellas positiva. Además de otras señales, puede mostrar un carácter infantil.

 4. Sentarse en mala postura

La forma de sentarnos dice mucho sobre nosotros, y por regla general, una postura del cuerpo asimétrica cuando estamos sentados puede hacerte parecer confundido y desorientado.

5. Sonríe

No hablamos de que te parezcas un muñeco que sonríe sin sentido. No importa lo seria que sea la empresa, debemos mostrar un carácter alegre, pues un carácter demasiado serio en ocasiones se confunde con amargura o da sensación negativa.

 6. Falta de contacto visual

Quizás sea uno de los errores más graves y que muchas personas traen de serie. Precisamente las personas que no son capaces de mantener un contacto visual, suelen ser tímidas y muy poco de fiar, y en algunos casos mentirosas. Tanto si es por timidez como por “poco de fiar”, en principio no gusta a las empresas.

7. Demasiado expresivo

Algunas personas no pueden evitar el mostrar todas y cada una de las sensaciones que perciben debido a sus gesticulaciones (alzar las cejas, guiños, muecas, gestos bruscos con las manos, golpecitos en la mesa, etc.). Aunque es muy complicado controlar, debemos preguntar en nuestro entorno o mirarnos en un espejo y tratar de evitar o moderas esas expresiones.

8. Demostrar inquietud

Morderse las uñas, mover el pie como si estuvieras pisando un acelerador continuamente o hacer “ruiditos” dando toques con la mano son gestos que se pueden interpretar de cientos de formas. De hecho, no se saben cómo interpretar. A las empresas les gustan las personas activas pero no hiperactivas, así como les gustan las personas que son capaces de mantener la calma en situaciones de estrés (por ejemplo, en la entrevista de trabajo).

9. Las manos a la vista

No escondas las manos debajo de la mesa. Mantenlas siempre sobre la mesa sin invadir demasiado espacio.

10. El saludo y la despedida

En ambos momentos, muestra un tono de voz firme y sereno. Incluye los mensajes más importantes; no te limites a un “buenos días”, decir tu nombre o dar las gracias “por tu tiempo”. Piensa en mensajes claves y breves y lánzalos (por ejemplo, “este puesto encaja perfectamente en mis perspectivas profesionales”, “la entrevista me ha reafirmado en mi interés por la empresa”, etc.).

La mayoría de errores que se comenten con respecto al lenguaje corporal en una entrevista de trabajo son debidos a la inseguridad y nerviosismo. La mejor y única solución es ensayar y perfeccionar.

Ensaya en casa cómo entrarás y saldrás, cómo saludarás y te despedirás del entrevistador, etc. Ponte frente al espejo a la hora de elaborar las respuestas ante las preguntas que crees te podrán hacer. Ensaya incluso la sonrisa, la forma de sentarte, etc. No dejes nada al azar. Hay muchos candidatos para el puesto, así que intenta ser perfecto en la ejecución.

 

Vía| nicolasmartin

Imagen| cursos

Más información| preguntas entrevista selección

En QAH|Power Posing

RELACIONADOS