Especial II Guerra Mundial, Historia 


08.16.42 El Destructor de Mundos

Enola gay

Tripulación del Enola Gay

El día 5 de agosto de 1945, en Tinian, archipiélago de las Marianas, un pintor al que se había sacado del partido que estaba disputando, subía por una escalera de mano apoyada en un lateral de un Boeing B-29 Superfortress. Le habían ordenado dibujar  dos simples palabras: ENOLA GAY.
Era el nombre de la madre del Coronel Paul W. Tibetts, comandante del Grupo Mixto 509 al que pertenecía el bombardero, y al día siguiente lo iba a pilotar hasta la ciudad japonesa de Hiroshima con objeto de lanzar la primera bomba atómica de la Historia… si el tiempo lo permitía.
El Grupo Mixto 509, y la escuadrilla de bombardeo  que constituía su núcleo, habían sido creados especialmente con el fin de lanzar las bombas atómicas. Su base se situó en Wendover, un lugar en ninguna parte entre Utah y Nevada, y sufrió las mismas medidas de seguridad que el Punto Y. Durante el tiempo de desarrollo del artefacto se dedicaron a practicar el bombardeo de precisión en Salton Sea y aconsejar mejoras en los B-29, que fueron despojados de todo aquello que se consideró superfluo, incluida la práctica totalidad de su armamento defensivo, son lo que su sobrenombre, Superfortress, constituía una sutil ironía de la realidad. Posteriormente se trasladó al Grupo a Tinian, a un complejo hermético desde donde llevarían a cabo sus misiones de bombardeo.
Tres B-29 precederían al Enola Gay con la misión de observar las condiciones meteorológicas en Hiroshima, Kokura y Nagasaki ya que, si no se podía lanzar en la primera, se intentaría hacerlo sobre una de las restantes. Si no se podía en ninguna, debía volar hasta Iwo Jima tras desactivar el artefacto.
En Iwo Jima, esperaría otro B-29, el Top Secret, por si surgían problemas por el camino,  en cuyo caso la bomba se trasladaría a éste y se encargaría de completar la misión.
Otros dos B-29 acompañarían al Enola Gay, el Great Artiste con  material de precisión y el Número 91 con equipo fotográfico para registrar las mediciones pertinentes.

Enola Gay

El Enola Gay en el museo Nacional del Aire y el Espacio en Estados Unidos.

A las 02.45 del 6 de agosto de 1945 el aparato de Tibetts despegó  seguido de los otros dos bombarderos y, quince minutos después procedieron a armar la bomba. En realidad, habían recibido órdenes de despegar con el artefacto ya armado, pero el miedo a que pudieran tener un accidente en el despegue y que detonara en territorio amigo, les llevó a desobedecerlas.
La bomba de uranio 235 era más compleja que la de plutonio: un cañón de tiro único debía enviar parte del uranio hasta el resto para obtener la masa crítica y conseguir la reacción en cadena que desembocaría en la explosión.
A las 06.30 terminaron el proceso: la bomba ya estaba operativa y lista para detonar.
Los bombarderos meteorológicos informaron, sobre las 07.30 que las condiciones eran idóneas para el bombardeo y Tibetts se dirigió a su objetivo primario, Hiroshima. Poco antes de las 08.15, el bombardero tomó el control de la aeronave, éste era el procedimiento habitual: cuando se encontraba cerca de su objetivo, la Mira Norden tenía un mecanismo que permitía al especialista bombardero asumir el control del aparato para que no se desviara del mismo. Una vez lanzadas las bombas, el piloto volvía a asumirlo.
A esa hora las compuertas se abrieron y la bomba atómica fue lanzada. Las bombas iban a adoptar los nombres de Fat Man (por Churchill: gordo) y Little Boy (por Roosevelt, muchachito, aunque en principio se la iba a denominar Delgaducho): la que el Enola Gay portaba era Little Boy y era una bomba basada en el uranio 235, el mismo modelo que la detonada el 16 de julio en Alamo Gordo, en la prueba que adoptó el nombre de Trinity (Trinidad).
El bombardero realizó un giro de 150º alejándose del lugar de la detonación intentando alcanzar la máxima distancia posible.

foto hongo

Hongo nuclear de la explosión de Hiroshima: foto tomada desde el B-29 “Número 91”.

A las 08.16.42 Little Boy explotó, no sobre el puente Aoi, que era su objetivo, si no a 250 metros, sobre la clínica del doctor Shima
En la primera milésima de segundo una pequeña chispa roja se convirtió en una brillante bola de cientos de metros de radio. La temperatura en su núcleo era de cincuenta millones de grados centígrados. En la zona cero, era de millares de grados. El calor provocó incendios  a dos kilómetros y quemó la piel de aquellos que estaban a tres kilómetros. 80000 personas murieron instantáneamente o recibieron heridas mortales, la mayoría dentro de los diez kilómetros de radio desde el punto de la explosión. 62000 edificios quedaron destruidos. El calor quemó tranvías, camiones; los muros de piedra y el asfalto brillaba al rojo vivo; fundió  las ropas con la piel. Y todo ello sucedió en el instante de un parpadeo.
Tres días después, Fat Man, ésta basada en el plutonio, era lanzada sobre Nagasaki.
Robert Oppenheimer, tras contemplar la detonación de Trinity en Álamo Gordo, recordando el Bhagavad-Gita hindú, parafraseó: Me he convertido en la muerte, el destructor de mundos.

En colaboración con QAH| Historia Rei Militaris.

Vía| Thomas, Gordon y Morgan-Witts, Max: Enola Gay. Ediciones B, Barna 2005.

Imágenes| Tripulación y Enola Gay, hongo nuclear.

RELACIONADOS