Coaching Profesional 


¿Sociedad accesible?

Lo cierto es que hace algún tiempo que estoy tan metido en el mundo de la dependencia que lo miro todo bajo el prisma de “esto es accesible” o “esto no es accesible”; al menos si las cosas, ya sean productos o servicios, son accesibles para nuestros usuarios con las limitaciones que una persona dependiente tiene a la hora de enfrentarse a la vida y cada una de sus facetas.

Pues bien, últimamente mi visión ha cambiado en la medida en que me siento completamente dependiente a la hora de recibir información. Conocéis los magníficos anuncios de televisión en los que una persona asalta a otra como si la conociera de toda la vida y al final le da una tarjeta en la que se puede leer “así se siente una persona con Alzheimer”; pues así me siento yo cuando hablan nuestros gobernantes y comunicadores de cosas que por lo visto inciden directamente en nuestra calidad de vida.

Alguien sabe lo que es la prima de riesgo y como se traduce eso en mi recibo de la luz? ¿Alguien sabe qué pasa si Grecia no es rescatada? ¿Qué pasa, que Europa implosiona sobre sí misma y se deshace? ¿A ver si van a conseguir estos lo que no consiguió el acelerador de partículas? También he escuchado que no puede haber en España cinco millones de parados porque en ese caso habría una guerra civil… Esto es para nota, ahora se nos acusa de no montar una guerra por más que nos lleven a la ruina!!! No sabía que lo de no ser un hooligan era reprochable.

Y no solo esto, también que pagamos muy pocos impuestos; Diosssss!!!!, no solo yo, sino todos los que trabajan en mi empresa y toda mi familia somos unos pringados que caímos en el saco equivocado; también que con que los ricos paguen más conseguiremos salir del agujero; a ver, y cuando les saquemos todo el dinero a quien recurriremos.

¡Pongamos un impuesto a los bancos para que sufraguen el gasto social!… Si…. Eso es…. De hecho yo ya he oído a un banquero jurar por sus niños que ese incremento no lo va a repercutir sobre los clientes del banco. Como el incremento del IVA que solo afecta a las empresas ya que todos los intermediarios han perdido ese 2% para que al cliente final, el de la calle, no le varíe el precio de los productos que compra y los servicios que contrata.

Como decía al inicio, estoy como mi madre con el GPS del i-Phone, que lo veo, lo veo pero no me habla y cada vez pienso que estoy más lejos de llegar a enterarme.

Que estamos convencidos que los problemas son de verdad y que están ahí pero sí creo que necesitamos gente que nos explique las cosas para que las entendamos. Que francamente, cuando la gente no llega a fin de mes, si, ese del día 10 de cada mes;  cuando el empresario está tan apretado que no sabe cómo va a pagar los seguros sociales de final de mes (del pasado); cuando al pensionista se le caen las gafas y ve su pensión de dos meses hecha añicos junto a la mesita de noche, pero con las patillas intactas, la verdad es que es muy difícil hacerse cargo de la prima de riesgo griega, la alemana, la francesa o si la prima de alguien está en un embarazo de riesgo.

Es entonces cuando nos damos cuenta que esta sociedad o al menos los sistemas de información no son accesibles y no lo son para el común de los mortales. Cómo es posible que la información meteorológica haya pasado de precipitaciones, chubascos e isobaras a “cojan el paraguas” o “prepárense para fuertes vientos” y sin embargo, con algo mucho más importante seguimos con el catedrático de economía estratégica de no sé qué universidad o con el consultor de Renta 4, que hacen un maravilloso trabajo pero, la verdad, dan ganas de mirarlos como las vacas a los trenes.

En mi caso estoy en una generación con un uso de Google espectacular con smartphones que nos persiguen por todas partes y con acceso a miles de fuentes de información, eh, eh, eh con wifi…; y no somos capaces de saber que pasa; paremos un segundo a pensar en gente con diez años más; con quince años más; con veinticinco años más… Lo que yo te diga: mi madre con el GPS del i-Phone, que lo mira, lo mira pero no le habla.

La verdad es que Forges tenía una frase maravillosa para definir esto…

¡¡¡¡¡¡Diosssss, que paíssssssss!!!!!!!!

 

Imagen| diseño accesible, solo personal autorizado

En QAH| La protección social está cambiando, Soy creyente

 

RELACIONADOS