Cultura y Sociedad 


¿Quién fue el primer español que ganó el Nobel?

Esta pregunta no es que tenga trampa, es que sencillamente no la sabe mucha gente, entre otras cosas, porque no suele venir en los libros de texto habituales. Si le preguntan esto a alguien se le vendrán a la cabeza los nombres de Santiago Ramón y Cajal, Juan Ramón Jiménez, Camilo José Cela y alguno más (Aleixandre, Benavente, Ochoa y nuestro personaje son los que faltarían). Entonces si no es ninguno de éstos ¿quién fue?

La respuesta José Echegaray (1832-1916) seguirá sin ser muy aclaratoria para la inmensa mayoría de la gente.

¿Quién fue este hombre y cómo ganó el premio?

José nació en Madrid, pero pronto se trasladaría a Murcia donde pasó su infancia. A los 14 años se mudó a Madrid porque quería prepararse el ingreso a la Escuela de Ingenieros de Caminos Canales y Puertos. Estudios que completaría correctamente y al poco tiempo empezó a dar clases en la escuela donde había estudiado. Fue profesor de física y matemáticas desde 1854 a 1868. Durante ese tiempo profundizó en el estudio de las matemáticas llegando a ser uno de los matemáticos más importantes de la historia de España. 

Pese al éxito académico de José en 1868 abandonó la docencia debido a que algunos recordarán que en ese año tuvo lugar la revolución que dio lugar a la Primera República Española. José siempre tuvo ideas republicanas y participó activamente en la revolución siendo uno de los fundadores del Partido Radical. Durante la República fue ministro de Fomento durante algún tiempo. Al terminar la República con el pronunciamiento miliar del general Martínez Campos en 1874,  nuestro protagonista tuvo que moderar sus ideas republicanas y liberales lo que le valió ser ministro de Hacienda desde 1874 hasta 1904. Durante este tiempo se ganó una reputada fama como economista y entre sus principales logros de esta época está el crear (o más bien remodelar) al Banco de España tal y como se conoce actualmente.

Entonces, ¿de qué le dieron a este hombre el premio Nobel? Recordemos que de matemáticas no hay y el de economía no empezaría a darse hasta 1969. Pues bien, él ganó el premio Nobel de Literatura en 1904. Esto se debió a que durante su vida todavía le quedó tiempo para estrenar 67 obras de teatro empezando por “El Libro talonario” cuando él ya contaba con 42 años de edad y era ministro de Hacienda. Empezó a estrenar sus obras con un seudónimo y debido al éxito de las primeras su creatividad se vio muy estimulada. Las obras de Echegaray actualmente están caídas en el olvido pero en su época gustaron mucho al público y fue considerado como uno de los mejores dramaturgos del momento. Sus obras se caracterizan porque se plantean unas situaciones complejas con unos personajes que se expresan en un lenguaje altisonante, a menudo en verso.

Estas obras le llevaron a recibir en 1904 el premio Nobel de Literatura, lo cuál fue muy criticado en su tiempo en especial por los escritores jóvenes de la generación del 98 que no lo consideraban un dramaturgo de alto nivel aunque era admirado por otros autores extranjeros como Bernard Shaw o Pirandello.

Polémico o no el caso es que la historia es la historia.

Via| Nobel

RELACIONADOS