Coaching Profesional 


¿Qué quiero ser de mayor?

Final de curso, graduaciones, los que terminan la carrera se ven frente al abismo  de la “hora de la verdad”.

J.K.Rowling en su discurso para los graduados de Harvard que trajo a estas  páginas Chema González-Garilleti, decía que antes de graduarse media vida  había  sido un inquieto balance entre lo que ella quería hacer de verdad (escribir  novelas) y lo que la gente cercana pretendía que hiciera.

Una de las claves de la obtención de la felicidad en la vida es “hacer lo que te  gusta”, pero aun mas clave es saber lo que te gusta.

 

LA RIQUEZA

Una de las discusiones mas clásicas es si el dinero da o no la felicidad, cuando  pensamos en riqueza la imagen que a muchos nos viene es no se porque,  recostados en una cama oriental con bailarines, inmensa casa con piscina, viajes,  un gran yate, coches deportivos, joyas de oro y diamantes…; o un maletín lleno  de billetes para poder comprar todo lo anterior. Hace unos días, leí esta noticia:

Petra Ecclestone, la hija de 22 años del presidente de la fórmula 1, Bernie Ecclestone, es la nueva propietaria de ‘The Manor’, la casa más cara de EEUU, valorada en 150 millones de dólares (unos 104 millones de euros). La vivienda pertenecía hasta ahora a Candy Spelling, la viuda del productor de series televisivas como Sensación de Vivir, Melrose Place o Dinastía.

Se trata de una vivienda situada en una parcela de 1,8 hectáreas y ubicada en holmby hills (california). Sus tres plantas albergan 123 habitaciones, entre las que se encuentran una peluquería, una librería, una sala de degustación, una habitación de estilo chino y una bolera. Además, cuenta con un jardín cubierto y aparcamiento para 100 vehículos.

Aunque el precio final al que se ha cerrado la operación no ha trascendido, spelling pedía por la casa 150 millones de dólares, el que sería el precio más alto pagado nunca por una vivienda en EEUU. La joven propietaria dispone además de una casa en Londres que le costó 63 millones de euros.

¿Será mas feliz Petra Ecclestone, durmiendo cada noche en un cuarto, cuantos días al año puede invitar a  123 parejas de amigos?¿tenemos tantos que sean  de verdad para poder compartir los fines de semana con ellos en casa?

Ella lo ha heredado y su padre dejó sus estudios a los 16 años. Pero, ¿qué hacemos nosotros para tener riqueza y felicidad, entrar en la facultad mas difícil y mas de moda para poder trabajar en una multinacional, que nos de la oportunidad de hacer nuestra carrera, ganar mucho dinero y luego retirarnos jóvenes para hacer lo que de verdad queremos?

Aunque no tengamos mucho tiempo durante esa carrera, como su nombre indica, para crear una familia o disfrutar suficientemente del amor, de nuestros hijos y amigos, entregamos todo  porque al final está la meta.

Los que tienen la suerte de tener una verdadera vocación, lo tienen mas claro, el esfuerzo esta en conseguir plaza y terminar una de esas profesiones con las que soñamos desde chicos.

Yo personalmente creo que es igual de feliz un contable, después de cuadrar un balance o un piloto después de aterrizar un A380 un día de tormenta, un financiero acertando el precio exacto de la acción en una salida a bolsa, un ingeniero de caminos al comprobar que los dos tramos del puente que partían de orillas opuestas coinciden en el centro sin error o un veterinario salvando un cachorro de parvovirosis.

 

EL CAMINO

Creo que el secreto esta en el camino, en el durante, tanto si hemos elegido algo que nos apasiona, como si no sabemos bien lo que nos apasiona todavía y elegimos una carrera con posibilidades mas abiertas.

Es posible que un notario disfrute al dar fe pública de lo que se dice en una escritura, o un alto funcionario que obtuvo su plaza en una durísima oposición disfrute al ver aprobados los presupuestos que presento para la compra de material de su departamento. Yo lo veo con un cristal de distinto color.

Si tenemos la suerte de descubrir , lo felices que podemos ser durante todo el proceso de nuestra formación , que realmente empieza mucho antes de lo que pensamos, aprovechando todo lo apasionante que nos vamos encontrando en el camino. En la carta que leían sus niñas a un padre en su 50 cumpleaños le decían:

“sabemos cosas que ni siquiera nos acordamos cuando nos las  has enseñado”,

Y les había enseñado a disfrutar de todos los momentos, a si no sabemos lo que nos gusta aprender por lo menos lo que no nos gusta, a saber que los sueños se pueden conseguir, pero  para eso hay que tenerlos. Y hay quien como en Harvard piensa que es mejor tener “objetivos alcanzables” o los que eligen la nube más alta. Cuando tienes éxito siempre hay alguien que se ocupa de ti, para tumbarte, pero incluso o justo de los tiempos malos hay lecciones que sacar para ser más feliz, como decía Rowling en la parte de su discurso dedicada a los beneficios del fracaso:

“yo era el mayor fracaso que había conocido, pero haber tocado fondo se convirtió en la sólida base en la que pude reconstruir mi vida,

Que hay amigos, pocos eso sí, los míos caben en un taxi, que no te quieren por lo que tengas, con quien no tienes que intercambiar favores o invitaciones, sino que te quieren por lo que eres y no intentan cambiarte.

Y que lleguemos a donde lleguemos, lo importante es haber disfrutado y no haber dejado heridos o muertos,  en el camino.

 

RELACIONADOS