Economía y Empresa 


¿Qué necesitas para ser auditor?

El trabajo de auditoría debe ser llevado a cabo por personas que posean cualificación y formación técnica adecuadas (título académico o ayudante de auditores habilitados), capacidad profesional (conocimientos necesarios actualizados y aprobados por la ICAC y madurez de juicio), experiencia demostrada  y estar habilitadas para ejercer la profesión.

En España es necesario estar inscrito en el Registro Oficial de Auditores de Cuentas (ROAC), para lo que hay que ser mayor de edad, tener la nacionalidad española o de la Unión Europea, carecer de antecedentes penales por delitos dolosos y haber obtenido la correspondiente autorización del ICAC.

La autorización del ICAC se concede a aquéllos que dispongan titulación universitaria, hayan asistido a un curso homologado de enseñanza teórica de 640 horas (se podrán convalidar,total o parcialmente, con ciertas asignaturas de carreras de ADE, Económicas o Derecho) y hayan adquirido formación práctica en trabajos realizados en el ámbito financiero y contable (control de cuentas anuales, cuentas consolidadas o estados financieros análogos) durante un período mínimo de ocho años, cinco de los cuales deben ser realizados con una persona habilitada para la auditoría de cuentas y en el ejercicio de esta actividad (3 años para funcionarios especializados en dichas tareas). Por último, debe superar un examen de aptitud profesional, estando eximido de las asignaturas ya realizadas en la universidad o curso teórico .Una vez habilitado en el cuerpo del ROAC, los auditores deben recibir formación continuada obligatoria en la forma y condiciones que se establezcan reglamentariamente.
Por otro lado, para poder constituir una sociedad de auditoría de cuentas todos los socios deben ser personas físicas y la mayoría (tanto en número, como en capital social y derecho de voto) deben ser tanto auditores de cuentas inscritos como ejercientes. La mayoría de administradores y directivos también deben serlo. Por último, debe ser inscrita en el Registro Oficial de Auditores de Cuentas.
A tales efectos, se contemplan tres situaciones a la hora de clasificar a los auditores: ejercientes (son los únicos que pueden desarrollar la actividad de auditoría de cuentas), prestando servicios por cuenta ajena (colaborador activo con un auditor de cuentas en ejercicio o con una sociedad de auditoría de cuentas), o no ejercientes (no desarrollen la actividad de auditoría de cuentas).
Por último, cabe destacar que se exige que los auditores presten fianza en garantía de las responsabilidades en que pudieran incurrir en el ejercicio de su actividad hasta su prescripción,por valor de 300.506,1 en el primer año, incrementándose en un 30% de la facturación que exceda de la cuantía equivalente a la de dicha fianza mínima y que corresponda a la actividad de auditoría de cuentas del ejercicio anterior.

RELACIONADOS