Jurídico 


¿Qué es un ERE?

Últimamente es cada vez más común escuchar hablar de despidos colectivos y, en consecuencia, nos vemos sorprendidos todas las semanas con la aprobación de un nuevo Expediente de Regulación de Empleo (ERE). El problema es que no todo el mundo conoce de qué se trata, o cómo funciona.

El ERE ha vuelto a saltar a la palestra con mayor fuerza, si cabe, por la situación de crisis que estamos viviendo actualmente. En las noticias, periódicos e incluso en alguna chirigota en los carnavales de Cádiz de este año, se observa como es un tema que preocupa a toda la sociedad y que está a la orden del día en la vida de muchos trabajadores, pero, ¿A qué nos referimos al hablar de Expediente de Regulación de Empleo?

 Se trata de un procedimiento administrativo contemplado en la legislación española mediante el cual una empresa en crisis busca obtener autorización administrativa para la reducción de la jornada laboral, la suspensión o extinción del contrato de trabajo. En concreto, el despido colectivo y la tramitación del ERE está regulado de forma amplia en el artículo 51 del Estatuto de los Trabajadores.

Normalmente es el empresario el que inicia el ERE cuando concurren causas económicas, técnicas, organizativas o de la producción, pero nada impide que puedan iniciarlo los trabajadores, a través de sus representantes si presumieran que la no realización del mismo pudiera causarles un perjuicio mayor. Tras la reforma laboral de 2012, también habría que incluir como posibles causas de iniciación del mismo, las pérdidas actuales o previstas o una disminución de las ventas.

El ERE, hasta la reforma laboral de este año, constaba de tres fases: La presentación ante la autoridad laboral de la solicitud, que se entregaba junto con una memoria explicativa de las causas y motivos del despido colectivo; Un periodo de consultas con los representantes de los trabajadores que no podrá ser inferior a 30 días en el que se negocia hasta llegar a un acuerdo, cuyo resultado la  empresa comunicará a la Autoridad laboral y la resolución administrativa, que tendrá que efectuarse en 15 días, estimando o desestimando, en todo o en parte, la solicitud empresarial.

Después de esta reforma el procedimiento pasa a ser más simple y rápido, ya no será necesaria dicha autorización administrativa, si bien se sustituye por un procedimiento judicial de control del ERE, si se insta por los trabajadores o por la autoridad laboral. En la práctica se reduce el poder de negociación del trabajador ya que al no existir autorización administrativa el planteamiento de la empresa será ejecutivo en caso que las partes no lleguen a un acuerdo.

Asimismo, una de las novedades incluidas con la reforma es que, aquellas empresas que despidan a más de 50 trabajadores tendrán que diseñar un plan de recolocación externa con una duración mínima de 6 meses, con la obligación de realizar una aportación económica al Tesoro Público (pendiente de determinar) si hay extinciones de trabajadores con edad superior a 50 año. Además, las decisiones unilaterales de los empresarios de iniciar este procedimiento podrán ser objeto de recurso por los trabajadores ante la jurisdicción social si no están conformes.

Por otro lado, cabe señalar que cuando la empresa propone un ERE cada trabajador tiene derecho a recibir una indemnización de 20 días por año trabajado, con un máximo de 12 mensualidades. Sin embargo, muchos empresarios optan por encontrar una salida más armoniosa y en favor de sus empleados. Esta indemnización está prevista en el art. 51.8 ET y se justifica como una medida para mitigar las consecuencias sufridas por los trabajadores por la pérdida involuntaria de su empleo.

 De lo que no cabe duda es que se trata de un tema actual, polémico y de gran envergadura. Intentar resumir todos los aspectos que a ello atañe no ha sido una tarea fácil y probablemente he dejado temas sin tocar, no obstante, considero una buena toma de contacto para aquellos que  desconocían el significado la palabra ERE así como el funcionamiento del mismo.

La agilización del procedimiento que la reforma laboral ha introducido ha sido objeto de numerosas críticas, especialmente por parte de los sindicatos, así, algunos, como UGT, se atreven a afirmar que esta reforma roza la inconstitucionalidad, otros prevén que la proliferación de despidos colectivos durante las próximas fechas aumentará, pero en lo que todos coinciden es que se trata de un procedimiento que hay que utilizar con cuidado y sólo en supuestos excepcionalmente necesarios.

Vía | Expediente de Regulación de Empleo

Imagen| La juez Ayala, ERE

RELACIONADOS