Tecnología y Social Media 


¿Qué es la Internet oculta?

En una época en la que cada vez nos volvemos más dependientes de Internet y en la que cada vez más nos afectan decisiones como el cierre de Megaupload, parece una decisión inteligente conocer mejor esa herramienta que usamos a diario para poder sacarle mayor partido.

Cuando decimos que “navegamos por Internet”, en realidad se trata de una expresión acertada porque podemos recabar en todo un mar de posibilidades. Desde el protocolo World Wide Web, pasando por el FTP hasta llegar al que usa cualquier cliente de e-mail, las opciones son numerosas y más complejas de lo que podemos imaginar. Sin embargo, nuestros hábitos han hecho que la “triple w” sea tan popular que la identificamos prácticamente con Internet. Pero lo cierto es que hay un mundo muy complejo más allá de las tranquilas aguas de Google y de nuestras redes sociales favoritas.

¿Sabías que los buscadores no nos ofrecen los datos de un océano que es 500 veces mayor que la Internet superficial? Efectivamente, lo que conocemos como Internet oculta o Deep Web no es más que todo aquello que ni Google, ni Bing, ni Yahoo nos muestran cuando buscamos algo. Se estima que hay más de 91.000 terabytes de información a los que nunca podremos acceder a través de nuestros aliados los buscadores.

¿Y qué hay en la Internet oculta? Antes de eso es necesario aclarar que una cosa es la Internet oculta y otra la Internet oscura. Esta última, en la que podemos encontrar desde pornografía infantil a foros para comprar droga o contratar asesinos a sueldo, es una parte del total de la Internet oculta, en la que, afortunadamente, hay muchas más cosas; desde bases de datos, catálogos, sitios protegidos con contraseña, noticias de medios que “no quieren” ser indexados hasta libros, discos o películas.

Bien, ahora sabemos que existe la Internet oculta, pero, ¿cómo podemos acceder a ella? Aunque buscando por la red encontraremos muchas veces el nombre de TOR, un sistema que permite la navegación anónima, usándolo entraríamos a formar parte del mismo paquete de personas que lo hace para llevar a cabo actividades ilegales. Por eso, y como lo que queremos es mejorar nuestro tino a la hora de buscar información, es recomendable recurrir a los directorios de búsqueda especializados y bases de datos que el propio Google nos puede indicar. Algunos trucos:

  • Teniendo en cuenta que la mayor parte de información disponible está en inglés, debemos buscar en este idioma.
  • Escribe en Google el término que estés buscando seguido de la palabra “database”. Por ejemplo: “movie database” (“película base de datos”).
  • Aprende a utilizar metabuscadores, buscadores semánticos y buscadores específicos de la materia que estés investigando. Online Collegue Blog ofrece un buen puñado de opciones.

A pesar de que la llamemos Internet oculta debemos tener en cuenta que existe, es decir, que podemos llegar hasta ella. Se calcula que el 97,4% de la Deep Web es accesible sin tener que pagar o registrarse. Si ya sabemos navegar en la superficie, ¿por qué no aprendemos a bucear?

Imagen| Skyline Trade Show Tips
Más información| “Accurate and efficient crawling. The deep web: Surfacing hidden value”.

RELACIONADOS