ENTRAR
Qué Aprendemos Hoy

¿Qué es la auditoría?

La ley de Auditoría la define como “la actividad consistente en la revisión y verificación de documentos contables, siempre que aquella tenga por objeto la emisión de un informe que pueda tener efectos frente a terceros”. La auditoría surge para garantizar la información financiera. La actividad de la auditoría existe tanto a nivel privado como a nivel público, pero estas se diferencian de los personajes que intervienen en su realización. Las especiales características de la auditoría exigen la descripción de sus notas diferenciadoras como mejor instrumento de análisis de su concepto. Dichas notas son:

Función desarrollada por profesionales competentes e independientes: esta nota exige que el auditor reúna una serie de características de índole personal como titulación académica, experiencia profesional, que sea competente y que actúe con independencia de criterio y no se mueva por el interés propio ( independencia).

De acuerdo con normas objetivas de trabajo: la auditoría exige la mayor objetividad de criterios con el fin de evitar interpretaciones diversas, homogeneizando así la actividad de los auditores. La objetividad y uniformidad de criterios y medios, mediante la aplicación de normas generalmente aceptadas por la profesión y emitidas por organismos nacionales e internacionales (por ej. el ICAC o el IASB).

Consistente en el examen de la contabilidad y del sistema de control interno de la empresa: el trabajo del auditor no se extiende solo a la contabilidad sino también a aspectos relativos al sistema organizativo y de control interno. Se entiende por control interno a aquellas medidas destinadas a que la empresa funciones más eficientemente.

Con el objetivo de emitir un informe donde se manifieste una opinión técnica sobre si las cuentas anuales expresan razonablemente, en todos sus aspectos significativos, la imagen fiel del patrimonio y de la situación financiera de dicha entidad, así como del resultado de sus operaciones:  la función de la auditoría no es tanto la constatación de la exactitud de la contabilidad, sino de la razonabilidad de la misma de manera que dicha información ofrezca la imagen fiel de la empresa y el auditor así lo pueda expresar en su informe frente a terceros. El auditor no revisa todas las operaciones sino que a raíz de una muestra realizada extrapola una serie de conclusiones.

De acuerdo a principios de contabilidad generalmente aceptados y a la legislación vigente aplicados uniformemente respecto al ejercicio anterior: la normativa española establece que son principios generalmente aceptados los establecidos en:

- El código de Comercio y la restante legislación mercantil

- El Plan General de Contabilidad.

- Las normas que en materia contable establezca el ICAC

- Cualquier otra legislación que sea específicamente aplicable.

Cuando existan operaciones no contempladas en la normativa española, el auditor basará su opinión en normas contables facultativas emitidas por organizaciones nacionales o internacionales siempre y cuando cumplan los 3 requisitos siguientes:

- No sean contrarios a los principios y normas contables obligatorios

- Hayan sido aceptadas con generalidad por los profesionales

- Su aplicación permita la obtención de la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de la entidad.

En QAH| ¿Qué empresas tienen la obligación de auditar? ¿Qué necesitas para ser auditor?, ¿Qué es la responsabilidad contable?





Acceder |