ENTRAR
Qué Aprendemos Hoy

¿Qué es el sonido?

Hay quien dice que el silencio no existe, que es un estado psicológico que debemos buscar. Y debe ser algo bastante difícil de conseguir porque estamos rodeados de sonido. El ventilador del ordenador, el zumbido de la calle y sus coches, los gritos del bebé del vecino o la música que tenemos de fondo son solo algunas de las principales fuentes sonoras que podemos tener cerca sin salir de casa. Sobra decir que, generalmente, las opciones se multiplican cuanto mayor sea el lugar en el que nos encontremos. Pero, ¿sabrías definir el sonido?

De una manera resumida podríamos decir que el sonido es vibración. Cuando golpeamos una mesa, hacemos vibrar las moléculas que la componen. Dependiendo de lo fuerte que haya sido el golpe, las moléculas chocarán entre sí más o menos violentamente y, en consecuencia, se producirá una onda sonora mayor o menor. Justo después, la recién formada onda se propagará por el medio en el que ha surgido a una velocidad mínima que ronda los 343 metros por segundo (no te lleves las manos a la cabeza hasta ver lo que es capaz de hacer la luz en ese mismo tiempo). Es importante destacar que el sonido no se propaga a la misma velocidad en el aire que en el agua o en el aluminio, material sobre el que puede correr a 6.400 metros por segundo.

Dicho esto, ahora podrás deducir por qué no es posible que haya sonido en el espacio exterior. Aparte de estrellas, galaxias y agujeros negros, en el espacio reina el vacío. Simplemente no hay aire. ¿Y qué pasa si no hay aire? Que el sonido no tiene ningún medio por el que propagarse y nunca puede llegar a ser percibido. Seguro que a partir de ahora verás con otros ojos las películas con escenas en las que las naves espaciales dejan un estruendoso rastro sonoro a su paso.

Otras curiosidades del sonido tienen que ver con sus propias cualidades. Por ejemplo, un sonido es grave cuando la velocidad de vibración de sus moléculas es muy lenta. Para medir la velocidad de vibración del sonido usamos los ciclos por segundo, o lo que se conoce como hercios (Hz). Así, un sonido de 5 KHz (5.000 Hz) es mucho más agudo que uno de 20 Hz porque su frecuencia de vibración es muy alta.

Los seres humanos no podemos escuchar todo. Hay bastantes sonidos que nos perdemos y que otros seres vivos pueden apreciar. Un oído humano en buenas condiciones es capaz de escuchar frecuencias de entre 20 Hz y 20 KHz, mientras que el de un perro puede llegar hasta los 45 KHz. Puedes comparar las frecuencias de audición del ser humano con algunos animales en esta tabla:

Imagen| Onlyhdwallpapers.comAnalfatecnicos

Escrito por el ene 6 2012. Archivado bajo Tecnología y SM, TOP QAH.





Acceder |