Economía y Empresa, Finanzas, Jurídico 


¿Qué es el riesgo o azar moral? El Mercado de Seguros

Hoy es un gran día para usted; ante unos ingresos extraordinarios conseguidos en su trabajo, ha decidido acudir a un concesionario para adquirir la motocicleta que está apunto de estrenar. Nada más obtener las llaves, se monta en la misma y conduce hacia su gestoría de confianza con la prudencia y la suavidad propia del que estrena una moto recién comprada, donde contrata un seguro para su flamante vehículo. Pasados unos meses, ¿seguirá conduciendo con la misma prudencia y suavidad?

Con mucha seguridad, la respuesta a la anterior pregunta sea negativa: la voz de la experiencia nos lleva a pensar que usted padecerá de lo que en economía se denomina riesgo moral. El “riesgo moral” o “azar moral” es una situación estudiada en teoría económica en la cual los agentes económicos, una vez que contratan y ante la existencia de objetivos divergentes por parte de los mismos, desvían sus comportamientos alentados por la existencia de información asimétrica, ocasionando por lo general un perjuicio a la contraparte del contrato. La asimetría de información se origina, pues, una vez que el contrato ha sido firmado (ex post), hecho que la diferencia de otro concepto similar, la denominada como selección adversa, donde la información asimétrica surge ex ante, esto es, antes de que los agentes lleguen a un acuerdo contractual.

Aunque quizás resulte compleja la definición, es posible desglosarla partiendo del anterior ejemplo sencillo dentro del ámbito del mercado de seguros. Asumamos que una persona dispone de una motocicleta que, por decisión personal, decide no asegurar (ignoremos por un momento las leyes que obligan a ello): ya tenga un accidente, ya tenga una avería, ya sea robada la motocicleta, dicha persona (propietaria) no recibirá ningún tipo de compensación en caso de que concurra alguno de los anteriores hechos. Como cabe esperar, el propietario de la misma pondrá, como vulgarmente se dice, “mil ojos” en su motocicleta, esto es, procurará cuidarla bien, aparcarla en lugares seguros, conducir con precaución, etc.: al fin y al cabo, si le pasa algo a su moto el riesgo de la pérdida de valor lo asume íntegramente él.

Supongamos que ahora el propietario contrata un seguro “a todo riesgo” que cubre la totalidad del daño que sufra la moto por avería, accidente o robo; como se observa, los incentivos para el propietario han cambiado: ya no le importará tanto que la motocicleta esté en lugares tan seguros, ni le importará correr un poco más o usar a fondo el motor, puesto que ahora, los gastos que eso genere serán asumidos por la aseguradora. Esta desviación en la conducta es alimentada por el elemento clave que aparece después de firmar el contrato: la información asimétrica; y es que efectivamente, la compañía aseguradora no puede observar que el propietario ha dejado de cuidar la motocicleta.

Ante este efecto perverso generado por los seguros, muchas compañías ya han tratado de idear mecanismos capaces de reducir los problemas de asimetría de información. Así por ejemplo, en el Reino Unido algunas mutuas han comenzado a instalar dispositivos GPS en los vehículos de sus clientes, con la idea de controlar los excesos de velocidad cometidos; así, los clientes que mantengan mayor prudencia al volante se verán recompensados pagando una prima menor.

Para concluir, podemos destacar que la crisis económica actual ha puesto en boga este concepto; en particular, no han sido pocas las voces que han alentado de los riesgos que conllevan los rescates a entidades financieras, que se ven expuestas así a problemas de azar moral: si las mismas observan que ante las dificultades serán ayudadas por los Gobiernos (y los impuestos de los ciudadanos) es posible pensar que dichas entidades asumirán mayores riesgos en su gestión de lo que lo harían en caso de que la quiebra llevase a la ruina a sus directivos.

En QAH| La selección adversa y “El Mercado de los Limones”Señalización: el Mercado Laboral y los Edificios de la Banca

Imagen| The New York Academy of Sciences

Más Información| Eumed; Raul Bajo’s Blog

RELACIONADOS